La cancillera Angela Merkel y Mariano Rajoy. EFE
stop

El Ejecutivo de Rajoy entra en tensión con el gobierno de Merkel por las declaraciones de la ministra de Justicia sobre el caso de Carles Puigdemont

Barcelona, 07 de abril de 2018 (17:37 CET)

Las declaraciones de la ministra de Justicia alemana Katarina Barley avalando la puesta en libertad de Carles Puigdemont han provocado las primeras tensiones entre la cancillería alemana y el gobierno español. Barley consideró "absolutamente correcta" la decisión de la Justicia de su país de excarcelar al ex presidente de la Generalitat y descartar el delito de rebelión.

El ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, se refirió a las declaraciones de la ministra para califcarlas de "desafortunadas". "Entrar a comentar decisiones de los jueces no nos parece lo más apropiado en este momento", agregó desde la convención del PP en Sevilla.

El presidente del Gobierno Mariano Rajoy, por su parte, dijo que "el Gobierno no debe entrar en estos temas" y debe ocuparse de su responsabilidad "aplicando el artículo 155 y haciendo que la ley se cumpla".

"Hay separación de poderes y los gobiernos no intervienen para nada en este asunto. El tema es absolutamente judicial", defendió el mandatario.

El ministro de Exteriores ve "desaofortunadas" las valoraciones de la ministra alemana de Justcia

La ministra Barley incluso argumentó que "no será fácil" para España explicar los motivos de la acusación de malversación contra Puigdemont.

La Moncloa está convencida de que la línea política de Ángela Merkel no sea la misma de la ministra, aunque Rajoy aseguró que aún no se ha comunicado con la canciller alemana.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad