Pablo Casado (PP), Pablo Iglesias (Podemos), Pedro Sánchez (PSOE) y Albert Rivera (Cs), en un debate a cuatro en la pasada campaña electoral. Foto: Efe

Todos los intentos del PP para quebrar el acuerdo del PSOE y Podemos

stop

El PP insiste que el preacuerdo de Gobierno necesitará del apoyo de los republicanos catalanes y que eso es inadmisible

Lorena Martín

Pablo Casado (PP), Pablo Iglesias (Podemos), Pedro Sánchez (PSOE) y Albert Rivera (Cs), en un debate a cuatro en la pasada campaña electoral. Foto: Efe

Barcelona, 17 de noviembre de 2019 (17:40 CET)

El Partido Popular rechaza firmemente el preacuerdo de gobierno que alcanzaron el PSOE y Unidas Podemos tras las elecciones y está intentando de todas las maneras posibles que se venga abajo. El último intento pasa por apelar a los barones territoriales socialistas a que fuercen al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, a romper un acuerdo que consideran “lesivo” para España porque “necesariamente” ha de contar con el apoyo de ERC

Mientras tanto, Pedro Sánchez sigue esquivando las llamadas de Pablo Casado, aunque los del PP solo valorarían un posible acuerdo en caso de que previamente se rompiera el presente acuerdo.

Este domingo, Jaime de Olano, el vicesecretario de Participación del PP, ha sido el que ha nombrado en una rueda de prensa en Lugo a los presidentes socialistas Javier Lambán, Emiliano García Page y Guillermo Fernández Vara para “llamar a ese PSOE sensato que ya hace más de dos años rechazó un acuerdo como en que ahora quiere vender Sánchez como imprescindible”.

Alberto Núñez Feijóo anteriormente también había puesto sobre la mesa el desacuerdo. El presidente gallego considera que el acuerdo es “letal para la España constitucional”. El presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, también indica que ve posible que el PP se “plantee una abstención patriótica” una vez que el preacuerdo con Iglesias se descarte.

Cambio brusco de opinión de Sánchez

El último en pronunciarse ha sido Olano, que ha llamado a los socialistas que en su día aplaudieron que Sánchez rompiese con Podemos e impidieron que pactara los separatistas catalanes Quim Torra, Carles Puigdemont y Oriol Junqueras. Según el dirigente popular, lo peor de ese posible gobierno es que Sánchez ha ocultado a la militancia en su carta que está negociando con los independentistas, y que además su base está llena de “falsedades”.

Ha destacado lo que apuntó Sánchez para no pactar con Iglesias tras las primeras eleciones de que “no podría dormir tranquilo con Unidas Podemos en el Gobierno porque es sinónimo de paro y ruina” y que ahora en su discurso ha dado la vuelta y que son “imprescindibles, con soluciones a la crisis y la mitad de los ministros deberían ser de Podemos”. Por lo que concluye que su palabra “no vale nada” recordándole que su “vicepresidente afirma que se trata de presos políticos y no de políticos presos por haber vulnerado la ley".

Casado y Sánchez siguen sin mediar palabra

En las filas populares centran el mensaje en la necesidad de que Sánchez y Casado dialoguen, pero desde las elecciones eso no ha ocurrido a pesar de los intentos de Casado.

Mientras tanto, los socialistas trabajan para reunir apoyos entre el resto de las fuerzas políticas. Sánchez e Iglesias necesitan el respaldo o la abstención de una constelación de partidos minoritarios, desde Más País (3) hasta PNV (6), BNG (1), Teruel Existe (1), Partido Regionalista de Cantabria (1) y Coalición-Canaria-Nueva Canarias (2), además de la abstención de ERC (13) o el sí de Ciudadanos (10).

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad