Pedro Sánchez y Pablo Casado, en una reunión en la Moncloa. EFE

Sánchez sigue la misma estrategia telefónica con Casado que con Torra

stop

Desde el PP critican la actitud de Sánchez de no responder a las llamadas de Pablo Casado

Barcelona, 16 de noviembre de 2019 (13:08 CET)

El Partido Popular no apoya el preacuerdo entre Unidas-Podemos y el PSOE, y a Pedro Sánchez parece no importarle. El pasado domingo 10 de noviembre, tras las elecciones, el líder del partido popular Pablo Casado llamó por teléfono al ganador de las elecciones, Pedro Sánchez, sin obtener respuestas y dejando en el aire una llamada perdida. Tampoco le ha devuelto el telefonazo, simplemente le mandó un mensaje a través de whatsapp emplazando al presidente del PP a un diálogo por determinar: “Ya hablaremos”. Así lo cuentan fuentes del Partido Popular a El Mundo.

El trato al líder del PP, curiosamente, es muy similar al dado al presidente de la Generalitat, al que Moncloa sigue dando largas en sus peticiones de contacto.

Desde el seno del PP temen a que la falta de diálogo con el Gobierno termine en subidas de impuestos, derogar la reforma laboral y el apoyo de los independentistas, nacionalistas y regionalistas, tras un Gobierno de coalición entre los socialistas y Unidas Podemos. 

Dentro del partido hay posiciones variadas entre los líderes territoriales. En el debate interno, la dirección de Génova desplega un doble mensaje estratégico. De cara a la galería apunta a que "la pelota está en el tejado de Pedro Sánchez” y que “solo el PSOE puede parar el pacto de Frankenstein”, tal como indicó el viernes Cuca Gamarra, vicesecretaria de Política Social.

Sin embargo, de puertas para adentro, el discurso estratégico varia y señala a que si Sánchez atiende a la llamada de Pablo Casado habrá diálogo. Según apuntan todas las fuentes directivas del partido, la pasividad con la que afronta la situación Pedro Sánchez ha llevado a Casado a no moverse en público de su negativa al apoyo de Gobierno. “Ni siquiera nos ha cogido el teléfono”, apunta un dirigente popular. “Para empezar, que coja el teléfono”, animan en Génova.

Lo primero que debería hacer el PSOE para recibir el apoyo del PP sería romper su actual preacuerdo con Unidas Podemos. De esta manera estarían dispuestos a abrir la vía de la negociación “patriótica”. Y para ello creen que se debe dar un paso previo, que se basa en dialogar con el principal partido de la oposición. 

Abanico de voces dentro del PP

Son algunos de los principales barones territoriales del PP que apuestan por esta vía como mal menor tras el resultado de las elecciones. Es el caso de Alberto Núñez Feijóo (presidente de la Xunta de Galicia) y Alfonso Fernández Mañueco (presidente de la Junta de Castilla y León).

La portavoz del PP en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, ha sido más contundente, ya que ha pedido un Gobierno de concentración de PSOE, PP y Ciudadanos.

La posición oficial del PP la abanderó el viernes el vicesecretario de comunicación del partido. Pablo Montesinos criticó que Sánchez haya elegido “la vía radical, la peor para España”, con Unidas Podemos y ERC; Recalcó que el líder socialista que “no haya llamado al jefe de la oposición, pero sí se haya dado un abrazo con Pablo Iglesias y esté cortejando a ERC”.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad