El presidente del Parlament de Cataluña, Roger Torrent. EFE

Torrent prepara un pleno de cuatro horas de tensión para saldar deudas

stop

Roger Torrent diseña un pleno este jueves en el Parlament para estrenar el voto delegado de Puigdemont y complacer a la CUP

Barcelona, 04 de abril de 2018 (04:55 CET)

Desde que comenzó su tarea como presidente del Parlament, Roger Torrent se ha andado con pies de plomo. El dirigente de ERC no ha querido meterse en problemas judiciales y, cuando ha convenido, ha aplazado decisiones para no ponerse la soga al cuello. Pero la prudencia de Torrent podría tocar a su fin en breve, puesto que planea un pleno exprés este jueves que promete disparar la tensión y colocarle en apuros.

La sesión de este jueves en el Parlament sólo prevé seis puntos en el orden del día, suficientes para revivir el clima de máxima división y enfrentamiento que caracteriza ahora la política catalana. La Mesa del Parlament, con mayoría de Junts per Catalunya (JpC) y ERC, aprobó este jueves la solicitud de voto delegada cursada por Carles Puigdemont, encarcelado en Alemania, a pesar de la opinión contraria de los letrados de la Cámara que, en esta ocasión, expresaron sus reservas verbalmente y no mediante informe.

El Tribunal Constitucional vuelve al horizonte de la política catalana

La maniobra de JpC y ERC desató las protestas inmediatas de Ciudadanos, PSC y PP, que exigieron a la Mesa la reconsideración e incluso amenazaron con impugnar la decisión ante el Tribunal Constitucional (TC). Pero Torrent —y, por extensión, JpC y ERC— lograron complacer a la CUP, con quien mantienen una tormentosa relación.

De nada valieron los avisos de los letrados del Parlament, que recordaron que el TC no permitió una investidura a distancia o delegada de Puigdemont cuando éste se hallaba en Bélgica y que ese mismo argumento de la permanencia en el extranjero se podría aplicar ahora, puesto que el expresidente de la Generalitat sigue sin estar a disposición de la justicia española.

El diputado acusado de "machista"

Tanto empeño puso ERC en contentar a la CUP que también dio marcha atrás al anuncio de designar a Lluís Salvadó como diputado interverniente para 2018. (Los diputados intervinientes son tres —tres representantes de los tres grupos con más diputados— que se encargan de supervisar la ejecución de los presupuestos del Parlament).

Al trascender su nombre, la CUP se unió a la protesta prácticamente unánime de los partidos que censuraron dar una responsabilidad a Salvadó tras conocerse su conversación machista. Pocas horas después, ERC retiró su propuesta de designar a este hombre de confianza de Oriol Junqueras como diputado interviniente.

JpC, ERC y CUP actuarán en bloque este jueves en el Parlament

El pleno de este jueves, que tendrá una duración de cuatro horas, prevé debatir la recuperación del 20% de la paga extra que fue recortada a los funcionarios de la Generalitat en el año 2012 (y que todavía no han recuperado), así como una iniciativa de Ciudadanos para exigir al presidente del Parlament que se ajuste a su papel institucional durante la investidura. El bloque soberanista (JpC, ERC y CUP), por su parte, planea someter a debate la creación de una comisión de investigación sobre los atentados de agosto. 

Poco contenido, pero suficiente para comprobar hasta qué punto hay ganas de retomar el camino del desafío cuando parecía que ERC —y también el Pdecat—  habían dejado atrás aquel ritual de velar armas antes de plantar batalla al Estado.

 

 

Hemeroteca

Carles Puigdemont
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad