Varios centenares de vehículos VTC de Uber y Cabify pararon el sábado en la Avenida Diagonal, en Barcelona, en señal de protesta por las amenazas y agresiones por parte de taxistas. Foto: EFE/MP
stop

Las dos plataformas de VTC comunican que mañana viernes ya no operarán en Barcelona por las restricciones de la Generalitat

Economía Digital

Varios centenares de vehículos VTC de Uber y Cabify pararon el sábado en la Avenida Diagonal, en Barcelona, en señal de protesta por las amenazas y agresiones por parte de taxistas. Foto: EFE/MP

Barcelona, 31 de enero de 2019 (10:45 CET)

Uber y Cabify dejan de operar este mismo viernes en Barcelona. Así lo han anunciado las dos plataformas de vehículos de alquiler con conductor (VTC), que consideran que el decreto aprobado el pasado martes por la Generalitat, que establece un plazo mínimo de 15 minutos entre la contratación del servicio y su prestación, es incompatible con la viabilidad de su negocio.

"Ante las restricciones a  las VTC aprobadas por la Generalitat de Cataluña, nos vemos obligados a suspender el servicio de UberX en Barcelona a partir de mañana 1 de febrero", alega Uber en un mensaje enviado a los usuarios de la plataforma.

Poco después, Cabify emitía un comunicado notificando que también deja de prestar servicio en la capital catalana. "La compañía concluye que esta regulación tiene como único objetivo, y por tanto también como consecuencia final, la expulsión directa de la aplicación de Cabify y de sus empresas colaboradoras de Cataluña y Barcelona".

Las plataformas ya adviritieron la semana pasada que dejarían Barcelona si el gobierno catalán fijaba un período de precontratación. Esete jueves, comunicaron la suspensión de su servicio coincidiendo con lapublicación en el Diario Oficial de la Generalitat de Cataluña (DOGC) del decreto del gobierno catalán, que entra en vigor este mismo viernes.

El decreto fija en un cuarto de hora ese plazo y abre la puerta a que los entes locales o el Área Metropolitana de Barcelona (AMB) lo amplíe, para compatibilizarlo con los planes del ente metropolitano y su presidenta y alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que pretenden fijarlo en una hora.

Las empresas mantienen la puerta abierta a seguir negociando con la Generalitat, pero, mientras la situación no cambio, sin actividad en Barcelona.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad