Policía de guardia en el hospital de Schiavonia, cerca de Padua, donde se realizan pruebas para el coronavirus en el norte de Italia. Foto: Efe

Así se refuerza Europa frente al coronavirus

stop

Italia prohíbe por decreto ley la movilidad en los principales focos de contagio y sancionará a los que entren o salgan de las zonas en cuarentena

Lorena Martín

Policía de guardia en el hospital de Schiavonia, cerca de Padua, donde se realizan pruebas para el coronavirus en el norte de Italia. Foto: Efe

Barcelona, 23 de febrero de 2020 (12:38 CET)

El coronavirus avanza por Europa. Las autoridades se ven obligadas a poner medidas extremas para evitar más desgracias, pero dejan a sus ciudadanos sin poder hacer vida normal. La zona más peligrosa para la propagación en territorio europeo se encuentra actualmente en Italia con el mayor número de muertes, dos contabilizadas, aunque en Francia fue donde se produjo la primera de ellas. En total ya hay tres muertes por el COVID-19 en Europa.

En Italia, el número de contagios ha superado ya el centenar, hasta un total de 111 afectados, según ha informado este domingo el presidente de la región de Lombardía, Attilio Fontana. Por ello, ya han entrado en vigor numerosas restricciones de movimiento de los ciudadanos que se encuentran en el país, decretadas por el primer ministro italiano, Giuseppe Conte.

Concretamente, se ha prohibido la entrada y salida de 11 localidades consideradas el epicentro de la epidemia bajo amenaza de sanciones. En esa zona viven unas 50.000 personas. Estas restricciones se tomaron en un consejo de ministros extraordinario la noche del sábado para estudiar la situación. "Hemos adoptado un decreto ley para contener esta emergencia. El objetivo es proteger la salud de los italianos, que es lo más importante para nosotros", anunció Conte.

Las medidas tomadas están bajo decreto ley y, por ello, los afectados tendrán la baja laboral y deberán circunscribir sus movimientos a asuntos de primera necesidad. Para hacer cumplir con todas las medidas propuestas por el decreto, Conte ha dicho que contará incluso con la intervención de la policía. "Obviamente tendremos controles para que se respeten las medidas. Ya hemos dado un orden a la policía y, si es necesario, activaremos a las Fuerzas Armadas. Pero tenemos mucha confianza en la colaboración de los ciudadanos", ha explicado el primer ministro.

En España, el ministerio de Sanidad ha hecho un llamamiento a la calma. "Si se produjera una situación como en Italia, España tomaría medidas similares, pero en nuestro país, a fecha de hoy, no hay coronavirus", afirma el director general de Emergencias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón. "En nuestro país, los dos casos que se detectaron están hoy por hoy sanos", ha recalcado el directivo, aunque no descarta que pueda surgir alguno más.

No obstante, Simón ha reconocido que existe cierta preocupación o "inquietud" porque "nuestro intercambio con Italia es más alto que con, por ejemplo, Irán, por lo que tenemos que tener algo más de cuidado". Este lunes se celebrará una reunión a escala europea para "discutir las zonas de riesgo", así como "el impacto" que puede tener la situación en Italia. "Estamos trabajando de forma coordinada en Europa, a nivel nacional y a nivel global a través de la Organización Mundial de la Salud", concluye Simón.

Las medidas tomadas afectan a la educación, el carnaval y las misas

En Italia, se ha ordenado la suspensión del trabajo, la educación, los eventos deportivos, las celebraciones, el carnaval, los funerales y las misas. Además, las estaciones de tren de los pueblos más afectados han interrumpido el servicio ferroviario. De hecho, los trenes italianos sufrieron el pasado sábado varios retrasos y paradas inesperadas. También se ha impuesto la cuarentena con "vigilancia activa" para todos aquellos que han estado en contacto con casos confirmados del virus

No habrá controles fronterizos, al menos por el momento. Para compensar y remediar las dificultades económicas derivadas de esta crisis, el primer ministro ha anunciado que en los próximos días el Gobierno aprobará un segundo decreto con varios subsidios y medidas.

Actualmente, el estado italiano sigue con la incógnita de cómo llegó a contagiarse uno de los fallecidos por el coronavirus. Se trata de Adriano Trevisan, un jubilado de 78 años del pueblo de Vo’ Euganeo, de 3.300 habitantes en la provincia de Padua, en la región del Véneto. Trevisan nunca ha estado en China ni aparentemente había tenido relación con el brote de su país.

Según la OMS, el coronavirus “tiene el potencial de “causar turbulencias políticas, sociales y económicas graves”

El resto de los infectados se cree que han sido contagiados a partir de un primer infectado hospitalizado en Italia, Mattia, un hombre de 38 años que llegó el miércoles al hospital con síntomas de una gripe pero al que no se hicieron las pruebas del Covid-19 hasta que su mujer, embarazada de ocho meses y también contagiada, avisó que había cenado hace unos días con un amigo suyo que había estado en China.

En Italia, Lombardía acapara la inmensa mayoría de los casos, 89, seguida de Véneto, con 17. En estas regiones se han registrado los dos fallecidos por la enfermedad. A éstas se suman Emilia-Romaña, con dos casos, Lacio, con otros dos, y Piamonte, con un caso confirmado.

En otros países como Rusia, se ha comenzado a medir la temperatura de todos los asistentes a actos en los que participa el presidente ruso, Vladímir Putin, como medida de precaución ante el avance del coronavirus. En el país se han dado dos casos de infectados por el 2019-nCoV, ambos ciudadanos chinos, que actualmente se encuentran fuera de peligro. En Bélgica, Suecia y Finlandia se han producido tres casos de infección, uno en cada país europeo. En Reino Unido, el Gobierno ha declarado el virus como una "amenaza seria e inminente".

La preocupación de la OMS y el recuento de casos

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha admitido “preocupación” por el número de casos “sin un vínculo epidemiológico claro”, es decir, los protagonizados por pacientes que ni han estado en China ni en contacto con una persona infectada, al menos que se sepa. 

Las últimas cifras facilitadas por la OMS señalan que ya hay más de 75.500 afectados en China y 1.200 en otros 26 países. Según las declaraciones de la organización, el coronavirus “tiene el potencial de “causar turbulencias políticas, sociales y económicas graves”.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad