Xavier Trias: "Mas sabe que no me conviene que las municipales sean un plebiscito soberanista"

stop

ENTREVISTA

El alcalde de Barcelona, Xavier Trias

en Barcelona, 11 de abril de 2015 (13:26 CET)

Xavier Trias se siente fuerte. Los sondeos indican otra cosa, con Barcelona en Comú, la plataforma de Ada Colau, pisándole los talones. Pero el alcalde de Barcelona, y candidato de CiU a la reelección cree que la mayor fragmentación política le favorecerá, y que le dejará en primera posición, con posibilidades de llegar a acuerdos con todos.

Habla de las obras en la ciudad, --de la Diagonal, pero también en Trinitat Nova-- de las inversiones que pacta con el PP de Alberto Fernández, y del acuerdo con el PSC para sacar los presupuestos de 2015. Es el Trias pactista de siempre, que tiene claro que las elecciones municipales del 24 de mayo no pueden transformarse en otra cosa, pese al acuerdo sobre la hoja de ruta soberanista entre CiU y ERC. "Mas sabe que no me conviene que las municipales se centren en el debate soberanista", asegura, en una alusión al "plebiscito" que sí pretenden organizar para el 24M partidos como Esquerra Republicana.

Trias gestor, frente al Trias soberanista de última hora

Ese es  el riesgo que corre CiU, que quiere, pero no quiere, que sabe que en las elecciones municipales se vota por muchas cuestiones, y que el debate soberanista podría no ser el más determinante. Pero Artur Mas también desea comprobar el peso del independentismo, para saber qué pasará en las elecciones del 27 de septiembre.

Trias, en una entrevista este sábado en el programa Converses de la Cadena Cope, ha acabado admitiendo que no le interesa para nada ese carácter plebiscitario, como pretende Esquerra Republicana. Trias, alineado históricamente con el sector más moderado de Convergència, ha tratado de acercarse al independentismo, pero con poca convicción, aunque insista en que no entiende por qué el Gobierno central "nos quiere tan dependientes".

"Mas no quiere convertir las municipales en unas elecciones sobre el soberanismo, porque sabe, además, que a mí no me conviene, y que sí es por mí serán únicamente unas elecciones municipales", ha asegurado, insistiendo en que "será muy diferente si gobierna CiU, que según quién".

Entre el déficit y el exceso de superávit

Con ello Trias quiere anteponer una idea de orden, de gobierno basado en la experiencia, en "la revolución del sentido común", según sus propias palabras a lo largo de la entrevista, frente a otras opciones como las de Barcelona en Comú, que lidera Ada Colau.

Con habilidad, Trias ha insistido en que no es verdad que Barcelona acumule un superávit excesivo, como le critica la oposición, especialmente el PSC y Ciudadanos. Se ha referido a los "22 millones, que ya están comprometidos con proyectos", en alusión al presupuesto cerrado de 2015.

Pero la oposición le reprocha que haya acumulado 220 millones de superávit en tres años, en una situación de grave crisis social en muchos barrios de Barcelona, que cuenta con 100.000 parados. En 2012 acumuló 60 millones; en 2013, 139,3 millones, y en 2014, 22 millones de euros.

Amortizar la deuda a gran velocidad

La oposición considera que no se entiende que no destine esos recursos en paliar situaciones de precariedad social, y que, en cambio, se dedique a amortizar deuda, cuando la situación de Barcelona, reconocida por las agencias internacionales de rating, es envidiable. De los 1.200 millones de deuda en 2012, que representaba el 58,8% de los ingresos corrientes de la ciudad, se ha pasado a los 972 millones en 2015, que representan el 38,4% de los ingresos corrientes.

"Tener déficit es caer en manos del señor Montoro --el ministro de Hacienda-- y yo no quiero depender de Montoro, y, en todo caso, para invertir tenemos dinero, pero hay que elaborar los proyectos, que los hay. Y los 22 millones ya están todos gastados, y están gracias a un acuerdo con el PP", asegura Trias.  

"Ejerceré de alcalde hasta el último día de campaña"

El alcalde de Barcelona ha afirmado que ejercerá el cargo "hasta el último día de campaña", pese a las críticas de la oposición. Y que el intento de Trias de prorrogar la concesión por parte de GSMA, la organización que aúna los intereses del sector de la tecnología móvil para que Barcelona siga organizando el Mobile World Congress más allá de 2018 --la fecha por ahora pactada-- responde a una decisión conjunta.

"Se ha pedido esa prórroga, con una buena respuesta de GSMA, que está encantada con el evento en Barcelona, de forma conjunta con la Generalitat, la Fira de Barcelona, y el Ministerio de Industria, que nos está ayudando mucho", ha afirmado Trias, que niega cualquier atisbo de electoralismo ene sa cuestión, pese a las críticas recibidas.

Acuerdos con Ada Colau


Lo que ocurre es que el evento, que es una de las actividades que se realiza en Barcelona, en su condición de capital mundial del móvil, y que aporta a la ciudad unos 436 millones de euros, es motivo de controversia electoral, porque Ada Colau lo ha puesto en cuestión. Trias insiste en que buscará la renovación, con un nuevo contrato entre 2019 y 2023.

Y no descarta ningún pacto con nadie. "Yo con Ada Colau he llegado a acuerdos, aunque ella diga que no quiere pactar, porque cuando estaba al frente de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, la PAH, se buscaron vías con el ayuntamiento para priorizar a las familias con situaciones más difíciles", ha afirmado.

Pese a todo, Trias se muestra confiado en que volverá a ser alcalde de Barcelona, por cuatro años más, con un compromiso: "Si vuelvo a ser alcalde, no me iré a medio mandato, y acabaré los cuatro años", dejando un recado a la oposición, como el PSC, que en más de una ocasión recurrió a la elección de alcaldes a medio mandato, como sucedió con Joan Clos y con Jordi Hereu.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad