¿A dónde puedo moverme si mi comunidad no está confinada?

Galicia, Valencia, Extremadura, Baleares y Canarias son las cinco comunidades españolas que no han decretado un cierre de sus fronteras por el coronavirus

La declaración del estado de alarma ha desencadenado una oleada de cierres de fronteras en la mayor parte de las comunidades autónomas. Solo una quinta parte de la población española se ha librado por el momento de las nuevas restricciones de movilidad. Sin embargo, el mapa de confinamientos les pone en grandes dificultades para poder hacer cualquier viaje, a las puertas de un puente de tres días con motivo de la celebración de Todos los Santos.

Galicia, Comunidad Valenciana, Extremadura, Baleares y Canarias son las únicas cinco regiones que no han decretado por el momento la prohibición de entrar y salir de sus territorios, debido al menor impacto de la crisis sanitaria del coronavirus. Suman algo más de 9,5 millones de habitantes, pero su desplazamiento está muy limitado porque para cruzar de un territorio a otro por carretera es necesario pasar primero por una comunidad clausurada.

Galicia no decretará el cierre de fronteras

La Xunta de Galicia no contempla por el momento decretar el cierre de sus fronteras, a pesar de que ya ha alcanzado una incidencia de la enfermedad de 254 contagiados por cada 100.000 habitante, el umbral de extremo riesgo establecido por el Ministerio de Sanidad. “Con los datos de ayer a las 20 horas, no consideramos necesario cerrar la comunidad autónoma frente a otros territorios”, ha argumentado el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo.

Esta política contrasta con la adopción de otras medidas restrictivas en las que Galicia se ha convertido en pionera en España. Fue la primera región que prohibió fumar en espacios públicos para reducir los contagios de coronavirus en la calle y está estudiando imponer el uso de la mascarilla incluso para la práctica de deportes federados. 

Galicia está cercada por otras comunidades que ya han decretado el confinamiento perimetral como Castilla y León o Asturias, lo que dificulta que sus ciudadanos puedan abandonar el territorio. La única opción pasa por reservar un billete de avión con destino a alguno de las comunidades libres de restricciones de movilidad como los archipiélagos. 

Valencia mantiene la duda hasta el final

La Comunidad Valenciana es una de las comunidades que más dudas ha despertado sobre la decisión final de cerrar sus fronteras. Despejada la preocupación de una llegada masiva de visitantes madrileños, que finalmente no podrán moverse de sus casas, el gobierno autonómico baraja hasta último momento tomar nuevas medidas.

“Si los expertos consideran que hay que perimetrar, se establecerá, y si no se considera, se continuará con las medidas que hemos adoptado hasta el momento. Sí que es previsible que se adopten algunas medidas en municipios en concreto de carácter inmediato”, ha relatado el presidente valenciano, Ximo Puig.

Valencia sí que se encuentra por debajo de la línea roja del ritmo de contagios. En los últimos 14 días ha experimentado una incidencia acumulada de 207 positivos por cada 100.000 habitantes. Aunque el número no ha parado de crecer en las últimas jornadas. 

Las opciones de moverse de los valencianos son prácticamente igual de difíciles que las de los gallegos. Les separa una distancia de más de 900 kilómetros por el centro de la península con hasta tres comunidades confinadas. La única alternativa para realizar un viaje pasa por montarse a un avión o reservar un pasaje en un ferry con destino a las Islas Baleares.

Baleares solo tiene confinados algunos municipios

El Gobierno de las Islas Baleares tampoco ha decidido poner en marcha la prohibición de entrar y salir de su territorio. Una posibilidad que ya se antoja complicada por la obligatoriedad de llegar por aire o por mar hasta el archipiélago. Tienen un ritmo de contagios de 191 positivos por cada 100.000 personas, lo que ha permitido mantener la movilidad habitual.

La región completa no está cercada, pero sí que hay algunos municipios como el de Manacor que han entrado en confinamiento debido a su gran incremento de casos de coronavirus en los últimos días. Para ellos, no habrá viaje posible. Tampoco nadie podrá visitar el municipio. 

La situación también se antoja complicada para los residentes en la isla de Ibiza. El Gobierno autonómico ha ampliado para ellos las restricciones con un toque de queda que empieza a las 10 de la noche, una hora antes que el resto de España, con el objetivo de frenar la expansión del coronavirus. Las terrazas de los bares solo pueden estar al 50%.

Extremadura: sin confinamiento ni alta velocidad

Extremadura es otra de las grandes regiones españolas que no restringirá por el momento su movilidad. Una sorpresa para una comunidad que ha alcanzado una incidencia de 474 contagios por cada 100.000 habitantes. Prácticamente duplica la barrera de riesgo extremo que estableció el ministro de Sanidad, Salvador Illa.

El presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, ha insistido en que no tiene capacidad operativa para poder hacer las comprobaciones y ha puesto el foco de las transmisiones en las fiestas y en las reuniones sociales, en lugar de en los viajes entre comunidades. “No se puede perimetrar una región como Extremadura de 42.000 kilómetros cuadrados”, ha agregado.

A las dificultades para desplazarse por los confinamientos, se suma las complicaciones que habitualmente sufren los extremeños para moverse por España porque no disponen de un tren de alta velocidad que les comunique con el resto del país. La opción de ir a Portugal tampoco es viable. El Gobierno luso ha vetado todos los desplazamientos de españoles durante el puente.

Canarias, la última esperanza de España

Las Islas Canarias se han convertido durante la crisis sanitaria del coronavirus en la gran excepción de España. Con una incidencia de apenas 77 casos por cada 100.000 habitantes marcan una enorme diferencia en la curva epidemiológica con las regiones de la península.

Son el único territorio del país que no está obligado a realizar un toque de queda entre las once de la noche y las seis de la mañana, debido al bajo impacto del coronavirus. Un motivo por el que tampoco han optado por restringir la movilidad de sus ciudadanos. Países como Alemania ya han levantado las restricciones de viaje al archipiélago, que trata de levantar su economía con el impulso del turismo.

Queda por ver si el puente de Todos los Santos provoca la llegada de visitantes desde las comunidades libres de restricciones. Gallegos, valencianos o extremeños pueden viajar hasta allí en avión para pasar unas breves vacaciones. Tenerife ha preparado más de un centenar de plazas de viviendas oficiales para aislar a turistas si desarrollan síntomas de la Covid-19.