Inquietud en PSOE y PP: Los jóvenes solo hablan de Ayuso, Yolanda Díaz y Vox

La preocupación en las sedes de los grandes partidos reside en su incapacidad para que sus líderes y las siglas ocupen los famosos “top of mind” entre las capas de población entre los 18 y los 30 años

La presidenta de la Comunidad de Madrid Isabel Díaz Ayuso, durante el 16 Congreso Autonómico del PP andaluz que ha comenzado esta tarde en Granada.- EFE/Miguel Ángel Molina

La presidenta de la Comunidad de Madrid Isabel Díaz Ayuso, durante el 16 Congreso Autonómico del PP andaluz que ha comenzado esta tarde en Granada.- EFE/Miguel Ángel Molina

El PP y el PSOE tienen un problema. O sus líderes; Pablo Casado y Pedro Sánchez, respectivamente. Ambos dirigentes se encuentran enfrascados en disputas internas u orgánicas por el liderazgo. En el caso del presidente popular, con la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, que le está echando un pulso por el control de la formación en la región madrileña. En el caso del socialista, con la representante de Unidas Podemos en el Gobierno que encabeza, Yolanda Díaz, vicepresidenta segunda del Ejecutivo. Y a juzgar por los últimos impulsos demoscópicos, los dos varones van perdiendo.

No es solo que las últimas encuestas demuestren un mayor apoyo en general para las dos dirigentes, sino que ambas mujeres están eclipsando el debate entre los más jóvenes, lo cual les resulta todavía más preocupante en el medio plazo. En el PP y el PSOE empieza a generarse cierta inquietud por una serie de alarmas, como la de un trabajo demoscópico realizado por una importante casa de análisis, sobre el grupo de población de menor edad entre los que pueden votar: de 18 a 30 años.

En un ‘Focus Group’, es decir encuentros investigativos sobre grupos superreducidos de personas para analizar y detectar sus inquietudes, se reveló que los jóvenes están valorando en el campo político básicamente tres términos: dos líderes políticas, Isabel Díaz Ayuso y Yolanda Díaz, y un partido político; Vox. Estos son los llamados “top of mind”, es decir, los conceptos políticos que primero acuden a la mente y acaparan la discusión política, ya sea para criticarlos con fervor o defenderlos profundamente.

La cuestión es que ni rastro de los términos ‘Casado’, ‘Sánchez’, ‘PP’ o ‘PSOE’. Las cotas más jóvenes del electorado español no se refieren a ningún partido político con especial interés, con la sola excepción de Vox, del único partido político que entra dentro del terreno de debate entre la población más joven, ya sea para referirse en contra o a favor.  

Desde el sector advierten de que estos datos deben tomarse con cautela, pues hablamos de un sector de la población que es reacio a votar en unas elecciones y que, más allá de los conceptos “culturales”, es más difícil que trasladen sus puntos de debate a las urnas. También recuerdan que estamos lejos todavía de cualquier cita electoral, por lo que hay que coger esta información “con cierta prudencia”.

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, junto a Mónica Oltra, Ada Colau, Mónica García y Fátima Hamed durante un acto en Valencia. Foto: EFE/Ana Escobar

Pero más allá de este ‘focus group’, las señales de alerta tanto para Génova como para Ferraz (y Moncloa) se van multiplicando. Hace dos semanas, un barómetro de la consultora GAD3 para Mediaset desvelaba que Yolanda Díaz e Isabel Díaz Ayuso son los líderes políticos más valorados en España, por encima de Pablo Casado y Pedro Sánchez. Ayuso y Díaz lograban una nota de 4,5, mientras que el presidente del Gobierno se quedaba en el 4,3 y el máximo responsable del PP, en el 3,7. La vicepresidenta Díaz afianza así su ventaja respecto a su ‘jefe’, pero también sobre otro rival directo, el secretario general de Más País, Íñigo Errejón, cuya formación compite por abanderar el espacio de la izquierda abandonado por Pablo Iglesias y su renqueante Podemos.

En el caso de Díaz Ayuso, la gestión de la pandemia en la Comunidad de Madrid la ha propulsado como un referente liberal tanto en España (donde ha decidido darle la oposición a Sánchez desde su gestión) como en el exterior, y ha logrado despertar el interés del liberalismo anglosajón, con artículos elogiosos tanto en The Economist como en The Wall Streeet Journal. Su enfrentamiento con Pablo Casado por afianzar el poder en la organización territorial del PP solo ha hecho que incrementar su visibilidad pública y acentuar su perfil.

La vicepresidenta del Gobierno ha decidido también comenzar a ‘acentuar’ su perfil dentro del espacio de la izquierda y dentro del Gobierno en las últimas semanas como futura candidata a las elecciones generales. En primer lugar, impulsando una protoplataforma electoral de la izquierda con las confluencias territoriales y marginando a la dirección de Podemos y también a su rival Errejón.

Y, en segundo lugar, marcando cierta hostilidad con otros miembros más ortodoxos del Gobierno, como con Nadia Calviño con la reforma laboral, o José Luis Escrivá, con las pensiones, y desafiando al Ejecutivo entero con críticas a la gestión del Covid en los primeros meses de 2020, y acusando veladamente al presidente Sánchez de haber querido ‘tapar’ la gravedad de la pandemia que se avecinaba.

Sea como sea, tanto Ayuso como Yolanda Díaz han decidido correr con caballo propio y están midiendo sus apoyos, tanto presentes como futuros. Sin duda, haberse convertido en casi iconos pop entre los nuevos electores es una baza valiosísima de cara a sus respectivos pulsos.