Ayuso y Egea escenifican la paz en el PP en plena campaña electoral de Castilla y León

Alfonso Fernández Mañueco coloca a la presidenta madrileña como el "modelo de éxito" a seguir durante la campaña electoral del 13-F

La presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, junto al presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, y el secretario general del Partido Popular (PP), Teodoro García Egea. EFE/Chema Moya

El Partido Popular quiere mandar un mensaje de unidad a su electorado a las puertas de las elecciones autonómicas de Castilla y León. Isabel Díaz Ayuso y Teodoro García Egea han reaparecido juntos en público para participar en un desayuno informativo, después de meses enfrentados por la fecha de celebración del congreso regional de la formación en Madrid.

La presidenta madrileña y el secretario de Organización de los populares se han puesto de acuerdo para entrar a la vez al recinto en el que se celebra el acto organizado por Nueva Economía Fórum y arropar al candidato en las elecciones del 13 de febrero, Alfonso Fernández Mañueco. El gesto pone fin a una fase de declaraciones cruzadas y de cambios de agenda que han distanciado a los dos equipos en las últimas semanas.

El único ausente al encuentro ha sido el propio presidente del PP, Pablo Casado, que todavía guarda cuarentena después de haberse contagiado de coronavirus. A la cita también ha acudido el alcalde madrileño, José Luis Martínez Almeida. Es otro de los rostros clave en la batalla interna por el control orgánico del partido en Madrid.

Los líderes populares han reforzado esta puesta en escena con varios mensajes para poner fin a la crisis que arrastran desde mediados de 2021. «Van a intentar durante todo este año buscar cualquier tipo de enfrentamiento entre distintas partes de un mismo partido unido y cohesionado como es el PP», ha argumentado Egea.

El discurso va en la misma línea que el de Isabel Díaz Ayuso, que ha insistido en que mantiene una relación de «normalidad» con Génova pese a los roces que han marcado los últimos meses. «Este cambio es imparable y mi única labor va a ser estar al lado del presidente del PP, de Pablo Casado», ha subrayado.

La presidenta madrileña ha aprovechado incluso para dar un espaldarazo a Casado con algunas de sus últimas decisiones políticas como su rechazo adelantado ya a la nueva reforma laboral, que sí que cuenta con el apoyo tanto de los empresarios como de los sindicatos.»Pretenden reformar lo que ha creado casi tres millones de puestos de trabajo», ha clamado.

Mañueco coloca a Ayuso como modelo de éxito en el PP

La decisión del Partido Popular de cerrar filas tiene como objetivo evitar que la crisis interna lastre las posibilidades electorales de Mañueco en los comicios del 13 de febrero. De hecho, el presidente de Castilla y León ya ha colocado a Isabel Díaz Ayuso como el referente al que seguir, después de su victoria en mayo del año anterior.

«La verdad es que Ayuso es el modelo de éxito del PP en la Comunidad de Madrid y probablemente sea porque da la cara, no se esconde, habla muy claro y también toma decisiones y es especialmente valiente y tiene una dedicación plena para Madrid y los madrileños», ha reafirmado.

El Partido Popular se enfrenta al segundo adelanto electoral en un bastión autonómico desde que Ayuso decidió romper su relación con Ciudadanos como consecuencia de la moción de censura de Murcia. Entonces, la presidenta madrileña se quedó al borde de la mayoría absoluta, aunque sigue necesitando a Vox para sacar adelante proyectos clave en la Asamblea como los Presupuestos.

Tanto el resultado de Castilla y León como el de Andalucía, que celebrará sus elecciones ordinarias en 2022, forman un papel clave en la estrategia de la dirección nacional para llegar al Gobierno. «Tenemos las ideas claras de cómo desarrollar nuestra labor en nuestras comunidades autónomas y así ayudar a que Pablo Casado llegue cuanto antes a La Moncloa«, ha reafirmado Mañueco.