Carles Flavià dejó su propia esquela: “No acabaré en una residencia”

El actor quitó tristeza a su fallecimiento e invitó a sus amigos al sepelio este lunes

El actor y presentador Carles Flavià  dejó su propia esquela lista para publicar en La Vanguardia. El artista, que falleció el domingo en el hospital Vall d’Hebrón víctima de un cáncer a los 71 años de edad, quiso quitar tristeza a su muerte.

“No tendré que sufrir por el futuro. Nada de residencias ni de empujar carritos de peruano”, indicó el actor en esa esquela. “Mi futuro inmediato está en Sancho d’Àvila”, añadió invitando a sus amigos al sepelio que ha tenido lugar este lunes por la mañana.  

Del seminario al Zeleste

La carrera de Flavià arrancó en el seminario. Llegó a ser cura. Por culpa del insomnio, empezó a frecuentar el bar Zeleste, donde perdió la fe y se dio cuenta de su verdadera vocación: “Pasármelo bien y reír mucho”.

Así, saltó al mundo del espectáculo en los años 80, como mánager de la Orquesta Plateria y director del Nitsa Club. A partir de entonces su presencia en los escenarios fue convirtiéndose en algo cada vez más habitual, siempre vinculado al mundo del humor.

Éxito en televisión

Su popularidad se disparó en programas televisivos como Crónicas Marcianas, El Club de la Comedia Qualsevol nit pot sortir el sol. La última aparición fue en la serie de ficción El ministerio del tiempo, en Televisión Española.