Ciudadanos resucita la ‘vía Rivera’: “La banda existe y los hemos desenmascarado”

Su mensaje será descafeinado porque esperan "acuerdos posteriores" con el Gobierno para contrarrestar el "radicalismo" de pactar con ERC y Bildu.

“La banda existe y los hemos desenmascarado”. Con esta frase, Ciudadanos resucita la vía que en su día abrió Albert Rivera para el partido. Consistía en alejarse lo más posible de Pedro Sánchez y su ‘banda’, es decir, Unidas Podemos. Ciudadanos dejó este jueves de ser ‘la muleta naranja’ del Ejecutivo de coalición para sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2021.

Inés Arrimadas y sus 9 diputados votarán ‘no’ a las cuentas volviendo al redil del centro con un mensaje descafeinado ante el Gobierno. La dirección del partido sigue sin descartar posibles “acuerdos posteriores” con el Ejecutivo. “Vendrán para contrarrestar la radicalidad que les sitúa pactar con Bildu y ERC“, comentan fuentes del partido a Economía Digital

La palabra ‘banda’, tantas veces negada por los actuales dirigentes de Ciudadanos mientras tendían la mano al Gobierno para apoyar los Presupuestos, vuelve a sus bocas para añadir que los han “desenmascarado”.

El mensaje a partir de ahora será sencillo: el PSOE tuvo elección, entre Ciudadanos o los independentistas, para definir la legislatura. El mismo que estaban utilizando para intentar orientar la balanza hacia el lado constitucionalista y que el Gobierno aprobase las cuentas con ellos. “Teníamos esperanzas”, señala el portavoz, Edmundo Bal, a los periodistas en el Congreso. 

La ‘vía Iglesias’ gana 

Pero la ‘vía Iglesias’ con los socios de investidura estaba apuntalada desde hace semanas, según fuentes de Podemos. “Otra cosa es que (Ciudadanos) quisiera esperar con la mano tendida a ver si conseguían algo”, señalan los morados. 

Para el PSOE el ‘no’ a los Presupuestos ha sido “repentino” y lo achacan a la próximidad de las elecciones en Cataluña, donde “se juegan su supervivencia”, esgrimen. Ciudadanos concurrirá en solitario a los comicios catalanes porque “Casado no quiere sumar”, aseguran. “¡Sólo faltaría!”, comenta un diputado del PP tras recordar el “apoyo incondicional” de los naranjas a Sánchez. 

Fuentes socialistas insisten en que varios ministros seguían remando a favor de sumar a Ciudadanos en las cuentas públicas. Los mismos que sienten un profundo malestar cada vez que Pablo Iglesias se convierte en el centro de la noticia, eclipsando las del Gobierno. 

Pero la ‘vía Iglesias’ gana y el Gobierno ya tiene amarrada su aprobación, que esperan se dé sobre el próximo 29 de diciembre. “Sería un buen regalo de Navidad, sin duda”, señala contenta la ministra de Hacienda, María Jesús Montero

Críticas al PP

Lejos de acercarse al PP, los naranjas mantendrán perfil propio, subrayan. Así lo escenificó este viernes Arrimadas cuando siguió criticando la estrategia de los populares. 

La líder de Cs recriminó a Pablo Casado que su plan pase por intentar “cargarse” a Ciudadanos en lugar de pensar en “cómo ayudar para frenar las locuras de este Gobierno y sacar adelante la economía española”.“Es una pena que el principal partido de la oposición, en vez de pensar en qué puedo ayudar esté pensando en cómo cargarse a Ciudadanos”, ha dicho en una entrevista en Antena Tres

Ahora para reivindicar su nueva estrategia, Arrimadas critica la de Casado asegurando que los populares están en la posición de “no me mancho las manos” y “que se arruine España, que ya luego me votarán a mí en las próximas elecciones”, y de paso, “vamos a intentar cargarnos a Cs”, subrayó. 

Arrimadas asegura estar “orgullosa” del trabajo que han hecho porque han “frenado muchas locuras podemitas”, pero “se ha visto claramente que había dos vías” y que Sánchez ha elegido la “radical” en lugar de la moderada”.

De hecho, ha evidenciado que “si no fuera por nosotros, si me hubiera instalado en la comodidad del PP y Vox, de no hago nada, no me siento… no habríamos frenado muchas subidas de impuestos”. Y además, “Sánchez habría cogido el camino de Bildu y ERC y nos habría echado la culpa por cerrarnos en banda”, alegó. 

“Hay preocupación”

Sin embargo, las dudas y las críticas no han cesado en su partido. Aquellos que en su día exigieron no hacer seguidismo a Sánchez viendo que se metían en la ‘boca del lobo’ con un Gobierno de coalición que no iba a soltar la mano de su más acérrimo socio, Unidas Podemos. Ahora dudan si la estrategia de criticar al PP y permanecer en tierra de nadie, el centro, les puede traer algún beneficio o la caída de votos en la próxima hornada de encuestas.

“Hay preocupación. No te lo voy a negar”, señalan fuentes del partido a ED, pero también recalcan que se sienten más aliviados tras no tener que pactar con Sánchez “viendo lo que tiene detrás”, en relación a Bildu y ERC. Las próximas reuniones serán para preparar la estrategia respecto a las elecciones catalanas y qué discurso tendrá el partido tras el ‘no’ a los Presupuestos.