Colau destina 300.000€ a celebrar su “Primavera Republicana” en plena pandemia

El ayuntamiento se gasta 289.202€ en celebrar la proclamación de la segunda República pese a la urgencia económica por la Covid-19

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, en un acto electoral de En Comú-Podem junto a Jéssica Albiach y Pablo Iglesias, el 12 de febrero de 2021 en Barcelona | EFE/QG/Archivo

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, en un acto electoral de En Comú-Podem junto a Jéssica Albiach y Pablo Iglesias, el 12 de febrero de 2021 en Barcelona | EFE/QG/Archivo

El manejo del dinero público en Barcelona vuelve a ser objeto de polémica. El consistorio liderado por Ada Colau se ha gastado cerca de 300.000 euros en organizar la llamada “Primavera Republicana”, una conmemoración primaveral de la proclamación de la Segunda República Española.

La cifra se desgrana de una pregunta del PP al consistorio sobre el coste de esta campaña política. El sexto teniente de alcalde, Joan Subirats, afirmó que el coste total fue de 289.202,45€. La partida estaba dividida en tres conceptos: 222.111€ en actividades, 32.090€ en infraestructuras y 35.000€ en comunicación.

Así lo han denunciado el presidente provincial del PP en Barcelona, Óscar Ramírez, y la presidenta de NNGG Catalunya, Irene Pardo. Los dirigentes populares han lamentado las prioridades de Colau durante la pandemia, mientras “se están suspendiendo celebraciones como conciertos, festivales y otras actividades”.

El PP califica de “chiste” el evento político

Ramírez ha calificado de “chiste” que Colau permita este evento político mientras las celebraciones de la Diada de Sant Jordi sufrirán mayor número de restricciones. Para el presidente provincial y concejal municipal, la celebración solo responde a la voluntad de “imponer su mensaje ideológico bajo la excusa del a fiesta republicana”.

La denuncia de ambos representantes del PP en Barcelona se ha producido en el acto de protesta por la retirada del escudo de Juan Carlos I de la plaza del Cinc d’Oros. El escudo del monarca emérito estaba colocado bajo el obelisco de este emblemático punto de Barcelona, y lo consideran un ataque a los “símbolos del Estado en Barcelona”.

El concejal Óscar Ramírez ha reiterado “la defensa por la libertad y la democracia frente al revisionismo anacrónico de Colau, que está obsesionada con la República y con el franquismo”. “La historia se respeta, no se reinventa como está haciendo el Gobierno municipal”.

El Ayuntamiento, investigado por supuesto acoso a Agbar

No es la única polémica relacionada con el dinero público. El Tribunal de Cuentas ha aceptado una denuncia de la Societat General d’Aigües de Barcelona contra Colau y varios concejales por las subvenciones que otorgan a entidades afines para remunicipalizar el servicio de aguas.

La acusación se dirige, además de la alcaldesa, contra el concejal Eloi Badía, la interventora adjunta del consistorio, Teresa Llor, y el gerente de Ecología Urbana, Jordi Campillo. Los denunciantes –según avanzó El Mundo– creen que el Ayuntamiento está creando un clima de “acoso” contra la actual empresa que presta el servicio.

“Se están llevando a cabo actuaciones ilegales con el concurso de distintas asociaciones aparentemente independientes pero que son financiadas precisamente por el Ayuntamiento para ayudar a crear un clima denigratorio en perjuicio de la sociedad mixta que presta el servicio metropolitano del agua”, explica la denuncia.