La nueva normalidad: ¿se reservará plaza para el transporte público?

Según un documento que el Gobierno ha remitido a las CCAA, la ocupación de asientos será del 50% y podrá haber un máximo de dos usuarios por metro cuadrado

La nueva normalidad post coronavirus trae consigo un sinfín de dudas por parte de la ciudadanía sobre cómo se van a tener que abordar temas que antes eran muy básicos. Y el transporte público es una de las grandes incógnitas por la gran cantidad de gente que los necesita para desplazarse, además de que se caracterizan por grandes aglomeraciones en horas punta y asientos contiguos.

Ahora, el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana ha puesto sobre la mesa de las autonomías un sistema de reserva previa por franjas horarias de este tipo de transporte, con el objetivo de evitar estas acumulaciones de personas. 

Es probable que a partir del próximo 4 de mayo tengamos que pedir hora para ir en metro o tren. Y es que, el transporte público es algo que se contempla ampliar desde la fase 0 del plan de desescalada. En esa primera fase se aumentará progresivamente su frecuencia, sobre todo, en las hora punta. En la fase 1, los servicios de transporte público urbano e interurbano volverán a niveles de oferta del 80-100%, excepto el tren y el autobús de media y larga distancia —que seguirá con una oferta del 30%—. Y, por último, en la fase 3, el transporte público urbano y periurbano volverá al 100% de su servicio. 

El documento de trabajo del Gobierno para las autonomías con propuestas para preparar la desescalada, también incluyen medidas para gestionar la demanda de viajeros en horas punta, así como para flexibilizar los horarios de entrada y salida al trabajo o establecer turnos laborales. 

Se recomienda también la instalación de dispensadores de hidrogel, aumentar la disponibilidad de la apertura automática de puertas, evitar los pagos en efectivo y el uso de mascarillas, según apunta este viernes La Razón.

Dos usuarios por metro cuadrado

En cuanto a la oferta, el documento afirma que el primer paso es “definir unos niveles recomendables de empleo en el transporte público colectivo”, que se basen en los criterios sanitarios. “Según las informaciones preliminares”, Transportes apunta que esos valores podrían estar en el 50% de la ocupación de las plazas sentadas y dos usuarios por metro cuadrado —en caso de que se esté de pie—.

El texto también dice que hay que disponer de medidas para reforzar la oferta y menciona el incremento de frecuencias y la posibilidad de habilitar autobuses discrecionales o lanzadera, así como la creación de carriles bus en las principales vías de acceso a la ciudad y de carriles bici temporales. También prevé promover planes de movilidad de empresas e incluir taxis, VTC y el coche compartido. Lo que está claro, es que no volveremos a ver la hora punta tal y como la conocíamos, por lo menos, hasta que haya una vacuna disponible. 

Suscríbase a nuestro canal de Telegram para conocer la última hora sobre la pandemia del coronavirus en España, Europa y el mundo.