Cuarto día de disturbios en Cataluña: arden barricadas y arrojan objetos a los Mossos

Barcelona vuelve a vivir un episodio de violencia, con ataques a los agentes y contenedores ardiendo, por el encarcelamiento del rapero Hasél

Altercados en la manifestación de protesta por la detención del rapero Pablo Hasel, que ayer ingresó en prisión, condenado por delitos de enaltecimiento del terrorismo e injurias a la Corona, este miércoles en Barcelona. EFE/Enric Fontcuberta

Altercados en la manifestación de protesta por la detención del rapero Pablo Hasel, que ayer ingresó en prisión, condenado por delitos de enaltecimiento del terrorismo e injurias a la Corona, este miércoles en Barcelona. EFE/Enric Fontcuberta

Los disturbios en Barcelona están muy lejos de cesar. Los manifestantes a favor de la libertad del rapero Pablo Hasél han vuelto a tomar las calles de la capital catalana, lo que ha generado una nueva oleada de disturbios. Varios manifestantes han comenzado a arrojar objetos contundentes a los agentes, y las llamas han vuelto a ser protagonistas de la jornada.

La manifestación ha comenzado en la Plaza Universitat a las 19:30 horas. Los concentrados –1.500 según la Guardia Urbana– se han desplazado hacia la Via Laietana. Ha sido frente a la comisaría de la Policía Nacional donde ha comenzado la tensión, y el punto de inicio de la nueva oleada de disturbios que afecta al centro de la ciudad.

Los agentes de policía habían blindado la comisaría de la Via Laietana con un fuerte cordón policial, contra el que se han dirigido los primeros ataques. Los manifestantes han comenzado a levantar barricadas en llamas en los alrededores, así como desperfectos en el mobiliario urbano.

Los bancos también han sido objeto de ira de los manifestantes. Varios manifestantes han arremetido contra sucursales bancarias del BBVA, del Santader y Caixabank, donde han provocado numerosos desperfectos. Además, han destrozado cristales y las han asaltado.

Girona y Tarragona: otros focos de violencia callejera

Girona también se ha convertido en foco de protestas violentas. La manifestación, convocada por los CDR, ha sumado a unas 500 personas según la Policía Municipal y los Mossos d’Esquadra. La marcha ha comenzado en la plaza Lleó, donde han intentado infructuosamente plantar un macromural.

La manifestación se ha dirigido hacia la delegación de la Generalitat en Girona. Los asistentes a la protesta han pintado los cristales con frases del estilo ‘Muerte al Borbón’ y ‘Libertad Pablo Hasél’. Ha sido en los juzgados cuando han empezado los disturbios, con lanzamiento de objetos y piedras contra el cordón policial.

La policía ha tenido que intervenir con varias cargas policiales para dividir al grupo en dos partes. Además, se han confirmado de momento dos personas detenidas por los disturbios. Además, se han producido algunos heridos como consecuencia de las cargas.

Entre ellos, el diputaado de la CUP en el Parlament, Dani Cornellà, que ha denunciado el haber recibido golpes de porra en la cabeza mientras pedía a la policía que no hiciera daño a los detenidos. El parlamentario antisistema, también exalcalde del municipio de Celrà, se ha desplazado a un centro sanitario para ser atendido.