El Gobierno coloca a tres ‘sanchistas’ de delegados en Andalucía, Madrid y Galicia

Sánchez destituye a la delegada del Gobierno en Andalucía apenas un año después y abre el pulso entre Ferraz y Susana Díaz por el control de la federación.

Pedro Sánchez recrudece el pulso contra Susana Díaz. La líder del PSOE andaluz no se echa a un lado y se presentará a las primarias por el liderazgo de la federación más numerosa contra el candidato encubierto que coloquen desde Ferraz. El presidente contraataca por el lado del Ejecutivo y este martes el Consejo de Ministros cesará a la delegada del Gobierno en Andalucía, Sandra García, nombrada hace apenas un año previo acuerdo entre Pedro Sánchez y Susana Díaz. El Ejecutivo también aprobará el cese del delegado del Gobierno en Galicia y en Madrid.

Sánchez continúa haciendo un Gobierno y un partido a su medida. El ruido de adelanto electoral en Andalucía han servido a Moncloa y a Ferraz para ir calentando motores y presentar un candidato fuerte ante el ‘no’ a echarse a un lado de Díaz.

En el Ejecutivo van más allá y buscan que todos los cargos sean de la confianza de Sánchez. Por ello y si la lideresa no ha cedido, Sánchez tampoco lo hará y cesará a su cargo de confianza, Sandra García como delegada del Gobierno en Andalucía.

La noticia ha pillado por sorpresa a Díaz y su entorno. Aunque ya llevaban tiempo ‘viendo la posible jugada’. Su destitución se interpreta como una ruptura de este entendimiento la vuelta a un pulso entre la dirección federal y la andaluza por controlar la agrupación más potente y numerosa del partido.

El puesto que deja García será ocupado por el alcalde de Baza, el socialista Pedro Fernández Peñalver, avanzan fuentes socialistas a ED. En Madrid no gusta el “marcado perfil” ‘susanista’ de García, quien apoya siempre que puede en redes la campaña de promoción que la líder andaluza lleva meses haciendo por los pueblos.

La calma se ha roto entre Moncloa-Ferraz y Andalucía y el ‘aparato’ del partido se inclina ahora por un candidato alternativo a Díaz. El nombre de Juan Espadas, alcalde de Sevilla, es el que más fuerza ha cobrado en los últimos días, a falta de confirmarse tras las elecciones madrileñas.

Tal y como publicó ED, Espadas sería el mejor posicionado hasta el momento para hacer frente a Díaz. Y hasta que eso pase, a Díaz se le van los apoyos como le sucede a la presidenta del PP valenciano, Isabel Bonig, ante las presiones de Génova por renovar su liderazgo en la comunidad.

Sánchez también hace cambios en Galicia y en Madrid

El de Sandra García no sería el único cambio que acometerá el Consejo de Ministros este martes. También aprobará el cese de los delegados del Gobierno en Galicia y en Madrid por motivos bien distintos. El primero también busca un aire de renovación en la federación, mientras que el segundo es para relevar a José Manuel Franco, nuevo secretario de Estado para el Deporte.

Aires de cambio llegan a Galicia. El Consejo de Ministros cesará este martes a Javier Losada, actual delegado del Gobierno para situar en su lugar a José Manuel Miñones Conde, alcalde de Ames. Éste último pertenece a una federación y a una generación diferente a la de Losada y con ello, Sánchez busca dar un golpe de efecto ante lo que viene para toda España: la renovación del PSOE.

Los socialistas apuestan por hacer un Gobierno y un partido a la imagen y semejanza de Sánchez. Jóvenes con experiencia y que tengan la confianza del sector ‘sanchista’.

Miñones, además, será ponente para el Congreso Federal del PSOE en Valencia, que se celebrará en otoño, y es considerado dentro del partido como una “figura en auge”. Miembro del PSdeG que dirige Gonzalo Caballero, quien ya le ha deseado suerte vía redes sociales.

Quien ha tenido mejor suerte es José Manuel Franco. El actual delegado del Gobierno de Madrid también perderá su puesto porque ha sido premiado por los suyos y sustituirá a Irene Lozano como secretario de Estado para el Deporte.

Fuentes socialistas confirman a ED que la actual concejal en el Ayuntamiento de Madrid, Mercedes González, será la sustituta de Franco. De esta manera, Sánchez completa los cambios colocando a una afín, como también lo era Franco al frente de la Delegación del Gobierno madrileña.

Sánchez contaba con disponer hasta 2023 para renovar su proyecto en Madrid y el adelanto electoral anunciado por Ayuso trastocó todos los planes del PSOE.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (d), choca el puño con el candidato del PSOE a la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (d), choca el puño con el candidato del PSOE a la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo. Foto: EFE

Los socialistas apuestan por el continuismo de Ángel Gabilondo ante la urgencia de la llamada a las urnas, pero no tiran la toalla a la hora de seguir haciendo cambios en la federación con perfiles que denominan “fuertes”, como su ‘número dos’, Hana Jalloul.

La ‘kamala Harris’, socialista, como algunos la llaman en Ferraz, está bien posicionada y muchos ya auguran un próximo “ascenso meteórico” junto a Juan Lobato, quien algunos ya promocionan como el futuro secretario general del PSOE-M.

Algunas informaciones ya apuntan a que el número cuatro de la lista de Gabilondo, dejará la alcaldía de Soto del Real para tomar las riendas del socialismo madrileño en el congreso regional que se celebrará a finales de este año.

Sánchez y su director de Gabinete, Iván Redondo, siguen haciendo y deshaciendo a su antojo ya no solo Madrid y la campaña, sino un partido y un Gobierno en consonancia para reducir, como empieza a hacer el PP, cualquier atisbo de corriente crítica. En más de una federación socialista, como en las populares, no ocultan su enfado y desidia hacia estos movimientos que parten de las direcciones generales de ambos partidos.