Sánchez se borra de la campaña de Gabilondo

El presidente del Gobierno no participará este sábado en el mitin con Gabilondo. Los socialistas no despegan en votos y en Moncloa temen que la imagen del presidente se desgaste.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (d), choca el puño con el candidato del PSOE a la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo. (EFE)

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (d), choca el puño con el candidato del PSOE a la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo. (EFE)

En Moncloa siguen apostando por el ‘despliegue de ministros’ que acompañe al candidato del PSOE a la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo, a sus principales mítines hasta el final de la campaña. Sin embargo, su principal valedor se ha borrado y ya no le acompañará tanto, aunque sí prevén un cierre de campaña por todo lo alto. Se trata del presidente del Gobierno.

Pedro Sánchez ha estado en actos con Gabilondo todos los fines de semana desde mediados de marzo, tras confirmarse que el ex ministro y portavoz del PSOE en al Asamblea iba a repetir por tercera vez como candidato a la Presidencia de la Comunidad.

Sin embargo, este sábado, el presidente se da de baja y no arropará a Gabilondo en la llamada ‘Plaza roja’ de Vallecas. La baja del jefe del Ejecutivo será cubierta por la ministra de Turismo, Reyes Maroto, en representación del Gobierno y como nueva vicepresidenta económica, si el socialista gana el próximo 4 de mayo.

El secretario general del PSOE y presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i), junto al candidato socialista a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo, durante un acto sobre sostenibilidad y cambio climático hoy en la sede de la formación, en Madirid. EFE/ PSOE/Eva Ercolanese
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, junto al candidato socialista a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo. Foto: EFE/ PSOE/Eva Ercolanese

Las encuestas del Cis y el debate electoral han hecho ver a muchos en Moncloa que el candidato socialista tiene una tarea ardua de movilización del voto y hay nervios porque la izquierda, PSOE, Unidas Podemos y Más Madrid, no logren movilizar a su electorado y no consigan sumar para alcanzar la Comunidad.

De ahí que la imagen de Sánchez ligada a la de Gabilondo correría peligro de desgaste y sus asesores hubieran preferido alejarle estos días de comienzo de campaña.

El presidente decidió asumir el papel protagonista en la campaña de Gabilondo para ayudar a que su candidato despegase en los primeros sondeos y a la hora de movilizar el voto.

Al igual que hizo Pablo Casado con la candidata del Partido Popular, Isabel Díaz Ayuso. Curiosamente, el líder del PP también se ha alejado de su amiga, pese a que las encuestas siguen colocándoles en primera posición, pero lejos de la mayoría absoluta.

El PSOE entra en campaña

Hasta el momento el papel del PSOE en esta campaña ha sido de ‘ensayo-error’. Tras fallar en su estrategia de ir a por el voto de los indecisos de Cs, Gabilondo gira, ahora sí, hacia Pablo Iglesias. “Pablo, tenemos 12 días para ganar las elecciones”, anunció en el debate electoral de Telemadrid.

Un giro que sus rivales de izquierda califican en privado de tardío. El temor se instala en la izquierda porque el ‘giro’ llega tarde. A 11 días de los comicios los socialistas tienen que movilizar a sus votantes. Tal y como publicó ED, el último sondeo del CIS de Madrid muestra cómo los de Gabilondo todavía no han movilizado al 22% de socialistas indecisos.

El PSOE solo absorbe un 3,3% de los ex votantes de Cs, la misma cantidad que Vox, mientras que más del 50% se decanta por votar al PP, según el CIS. Los morados empiezan a perder la paciencia con el PSOE. Sus trackings internos indican que Podemos “está haciendo su trabajo” y está movilizando a sus votantes. “Nosotros estamos cumpliendo”, señalan a ED fuentes de la formación.

También les consta que lo esté haciendo Más Madrid. Mónica García despegó hace tiempo en las encuestas situándose en muchos sondeos como el referente de la izquierda en estos días de precampaña y campaña, sobre todo y a raíz del debate celebrado el pasado miércoles en Telemadrid.

“Existe preocupación por el PSOE”, reconocen dentro del partido y también en Podemos. Mientras que los de Iñigo Errejón analizan que socialistas “todavía se mantienen en el perfil bajo”.

Los socialistas, por su parte, reparten culpas asegurando que desde que aparecieron las nuevas fuerzas, que de nuevas tienen más poco -en referencia a Cs y a Podemos-, las campañas y el voto se han polarizado más y resulta más difícil crecer frente a los resultados de hace dos años, insisten. Desde todas las fuerzas señalan que “aún quedan días” y que trabajan con todas sus fuerzas, cada uno, para conseguir sus objetivos y sólo algunos para sumar y ganar Madrid.