El Gobierno quiere penalizar la jubilación anticipada con una reducción del 8% de la pensión

El ministro José Luis Escrivá cree que existe un exceso de jubilaciones anticipadas y que es necesario tomar medidas para desincentivarlas

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Miraciones, José Luis Escrivá, durante una intervención en el pleno del Congreso. EFE/Chema Moya

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Miraciones, José Luis Escrivá, durante una intervención en el pleno del Congreso. EFE/Chema Moya

El Gobierno tiene intención de penalizar las jubilaciones anticipadas. El titular de Inclusión y Seguridad Social, José Luis Escrivá, ha abogado este jueves por rehacer las penalizaciones que se aplican en las pensiones de quienes optan por esta opción. “Existe un exceso de jubilaciones anticipadas y es algo que es necesario desincentivar”, ha asegurado el ministro.

Durante su intervención en la presentación del primer libro blanco del talento senior de Adecco y la fundación Seres, cubierta por Efe, Escrivá ha apostado por reducir un 8% la pensión por año de quienes se jubilen antes de tiempo, como se pretendía con la ley, y no terminen estando por debajo como ocurre actualmente.

“Es lo que la norma original tenía en la cabeza y nos parece suficiente, pero es que en la práctica termina siendo un 4 % para muchos casos”, ha señalado. Para el ministro esta opción tiene “coeficientes desincentivadores, por lo que ha abogado por cambiar el sistema para que refleje en mayor medida que si alguien se quiere jubilar, por ejemplo dos años antes, va a tener una penalización permanente en su pensión del 16%.

Pensionistas disfrutando de su tiempo libre./ EFE
Pensionistas disfrutando de su tiempo libre./ EFE



Escrivá ya ha avanzado en varias ocasiones su intención de endurecer las prejubilaciones voluntarias cambiando unas penalizaciones que, a su juicio, no son adecuadas y terminan perjudicando más a los trabajadores con salarios y pensiones más bajas.


Esta es una de las vías en las que trabaja el Ministerio, junto a dar mayores incentivos a la jubilación demorada, para acercar la edad efectiva de jubilación en España a la edad legal y que el ministro quiere llevar en una reforma más amplia de la ley de Seguridad Social.

Escrivá pretende que los trabajadores pasen más tiempo en el mercado laboral

“Tenemos que explotar todas las vías para que las personas estén más tiempo en el mercado de trabajo y sean más felices”, ha reflexionado Escrivá que ha apuntado la necesidad de que los senior sigan aportando a la sociedad.
Para el ministro, las personas mayores de 55 años quieren ser activas.

“Tenemos que explotar todas las vías para que las personas estén más tiempo en el mercado de trabajo y sean más felices”

“Tenemos que contar con todo el talento senior”, ha insistido. Además, ha recordado que España va a perder siete millones de personas en su mercado laboral en las próximas tres décadas y que, con esos números, “es imposible mantener el estado del bienestar”. Junto a esto, ha cifrado, se van a necesitar entre cinco y siete millones de inmigrantes para sostener esa población en edad de trabajar.

Escrivá destaca la importancia de los nuevos ERTE estructurales

Junto a estos temas, Escrivá también ha insistido en el papel que deben jugar los nuevos ERTE estructurales en los que trabaja el Gobierno para que sirvan de mecanismo de ajuste alternativo al despido. “Cuando termine la crisis y llegue la recuperación -ha expuesto- algunos sectores y empresas van a afrontar procesos de reestructuraciones, de ajustes y ahí deben jugar un papel clave”.

Estos nuevo ERTE van a estar ligados a la formación y van a tener opción de contar con ayudas públicas, según la presentación de Escrivá. La idea es que faciliten la movilidad de trabajadores entre empresas sin pasar por despidos y podrán contar con financiación de los fondos europeos para que “hacer frente a la transición a una nueva economía verde y digital”.