El juez no se fía de la documentación entregada por Podemos para zanjar el ‘caso Neurona’

El titular del 'caso Neurona' pide a la Policía investigar toda la documentación aportada por Podemos pues sigue sospechando que su contrato con Neurona fue simulado

El ahora exvicepresidente segundo del Gobierno y líder de Podemos, Pablo Iglesias, en una rueda de prensa en La Moncloa | EFE/JJG/Archivo

El ahora exvicepresidente segundo del Gobierno y líder de Podemos, Pablo Iglesias, en una rueda de prensa en La Moncloa | EFE/JJG/Archivo

El magistrado Juan José Escalonilla, titular del caso Neurona que afecta a Podemos, ha pedido una investigación exhaustiva de toda la documentación entregada por el partido de Pablo Iglesias con el objetivo de dar un “impulso al esclarecimiento de los hechos”. El juez sigue sospechando que el contrato con la consultora de origen mexicano es falso.

De cara a las elecciones generales de abril de 2019, la formación morada contrató por 363.000 euros a la filial española de Neurona Consulting para hacer vídeos y otros materiales de campaña. La causa que desarrolla Escalonilla pretende aclarar si se trató más bien de una contratación ficticia para desviar dinero de las cuentas de Podemos.

El partido entregó en febrero al juzgado de instrucción número 42 de Madrid más documentación para probar que los trabajos de Neurona fueron reales.

Justificantes de billetes de avión y hospedaje, fotografías y vídeos de los empleados de la consultora trabajando en actos electorales en 2019, y un plano del local madrileño en el que se concentró el equipo de campaña electoral y el personal de Neurona son algunas de las pruebas presentadas por Podemos.

Pero Escalonilla ha ordenado a la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) una investigación de todo este material para demostrar que en efecto hubo trabajadores de la empresa de matriz mexicana que se desplazaron a España para trabajar en esa campaña electoral, informa Europa Press. Ya un informe de la UDEF ha hallado irregularidades en la documentación.

Según Podemos, 21 miembros de Neurona “vinieron a desarrollar presencialmente trabajos para la campaña electoral del año 2019”. El magistrado, no obstante, ha pedido a la UDEF comprobar la “veracidad” de los justificantes de vuelos y hospedaje, así como una identificación tanto de los trabajadores que aparecen en las fotografías y vídeos aportados como del acto electoral en el que supuestamente se encuentran.

También ha pedido a los investigadores de la Policía “que investiguen y aporten a este juzgado de instrucción los vídeos o, tal y como se indica en el contrato, las ‘soluciones audiovisuales y productos comunicacionales’ que dichos trabajadores con ocasión de las elecciones generales del 28 de abril de 2019 pudieron publicitar a través de Internet y redes sociales”.

Escalonilla ha aceptado la propuesta de Podemos de citar a declarar como testigos a diez personas de Neurona, que deberán comparecer ante la justicia el próximo 19 de abril.

Monedero admite errores en las facturas

Este miércoles ha declarado como imputado por malversación en el caso Neurona el cofundador de Podemos, Juan Carlos Monedero, pues el juez Escalonilla sospecha que la factura con la que justificó el cobro de 26.000 euros procedentes de Neurona es falsa. El exdirigente morado ha admitido que las facturas tenían “errores”.

Monedero ha justificado la mala redacción de una factura que cobró a Podemos alegando que no es “especialmente habilidoso” en estos asuntos.

“Seguramente, al ser doctor en Ciencias Políticas no voy a poder dar clases de cómo se hace bien una factura pero, señoría, en la factura establece quién tiene que pagar, que es Neurona; quién cobra, que soy yo; cuál es la cuenta donde hay que introducir el dinero. Aparecen los conceptos y aparece la cantidad”, ha dicho.

Desde luego, el politólogo ha negado que exista ningún tipo de falsedad en torno a la factura, que según un informe policial habría sido confeccionada ‘ad hoc’ para justificar el pago. Y ha lamentado que el juzgado no le haya solicitado documentación para contrastar sus sospechas, y señaló que este mismo miércoles había presentado ante el juzgado varios correos que intercambió con Neurona.

Monedero ha asegurado que “en absoluto” medió en la formalización del contrato entre Neurona y Podemos, y ha limitado sus servicios para Neurona al “mundo de la reflexión y la formación” y tareas de análisis político. Sobre la factura sospechosa, ha insistido en que “lo relevante” es que “los conceptos están ahí”, pese a los errores que cometió cuando la hizo.