El juez reactiva la causa sobre los presuntos sobresueldos de Podemos tras un recurso de Vox

El titular del 'caso Neurona' requiere más documentación a Podemos para probar que los supuestos sobresueldos a miembros del partido no suponen un delito de administración desleal

El exvicepresidente segundo del Gobierno y líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, a la entrada del hemiciclo del Congreso de los Diputados | EFE/Archivo

El exvicepresidente segundo del Gobierno y líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, a la entrada del hemiciclo del Congreso de los Diputados | EFE/Archivo

El titular del juzgado de instrucción número 42 de Madrid, Juan José Escalonilla, ha reabierto la investigación sobre los presuntos sobresueldos de Podemos que había sobreseído el pasado 11 de marzo. Ha sido a raíz de un recurso de Vox que el juez del caso Neurona ha decidido reactivar la causa para requerir más documentación al partido de Pablo Iglesias.

Los supuestos sobresueldos que habrían cobrado algunos miembros de Podemos salieron a la luz en diciembre de 2019 en una denuncia del exabogado de la formación, José Manuel Calvente. El contenido de aquella denuncia dio pie al llamado caso Neurona, que además de los sobresueldos ha versado sobre un contrato del partido con la consultora mexicana Neurona.

El caso principal en el que se investiga ese contrato por 363.000 euros con la empresa mexicana sigue en marcha, pero en marzo Escalonilla acordó el archivo provisional de la causa por los supuestos sobresueldos. Ahora, informa Europa Press, el juez ha dado la razón a un recurso de Vox que pone en cuestión la versión defendida por Podemos ante los tribunales.

La gerente de Podemos, imputada

Según la denuncia original del exabogado del partido, Rocío Esther Val y Daniel de Frutos —la gerente y el tesorero de Podemos, respectivamente— habrían cobrado complementos por coordinación, por coordinación ejecutiva y por responsabilidad personal, así como reembolsos en concepto de gastos por desplazamiento.

Calvente, el antiguo letrado de la formación, señaló que los sobresueldos eran contrarios a los estatutos del partido. Escalonilla ha intentado aclarar si Val tenía facultades para aumentar su sueldo y el de sus compañeros mediante estos complementos. De no haber tenido la potestad, podría haber incurrido en un delito por administración desleal de los fondos del partido.

Cuando el pasado 11 de marzo el juez acordó el sobreseimiento provisional de la causa lo hizo bajo el entendimiento de que Val sí tenía esa facultad, pues así lo interpretó de la documentación presentada por Podemos. No obstante, el recurso de Vox plantea que la gerente no tendría la capacidad de establecer complementos salariales.

Ahora, Escalonilla sostiene que “de la documental presentada cabe llegar a conclusiones distintas” a que Val sí tenía potestad para ratificar estos sobresueldos. Y explica que Podemos le presentó los estatutos del partido de 2017, que no estaban vigentes en 2019, cuando habrían tenido lugar los hechos denunciados por Calvente.

Parece ser que posteriormente fueron aprobados otros estatutos en el año 2018, que se encontrarían vigentes cuando dicha gerente procedió a la implementación de los complementos salariales y que no han sido aportados por dicho partido político“, ha señalado Escalonilla, quien ha pedido esta documentación a Podemos.

Ahora, Podemos debe aportar el informe sobre la ejecución del presupuesto de 2019, con “especial indicación” de la partida correspondiente a los sobresueldos adjudicados a los miembros mencionados del partido. Esto, porque tras la denuncia de Vox se ha dado cuenta de que la documentación presentada “resulta insuficiente” para probar su aprobación.

Val, así, vuelve a ser imputada por un presunto delito de administración desleal.