El Mobile deja en manos del Gobierno la cancelación del evento en febrero

John Hoffman (GSMA) apuesta por mantener la celebración a pesar de los datos de la sexta ola y asegura que solo se considerará un cambio de planes si lo aconsejan las autoridades españolas

Varios visitantes el espacio Cloud City del Mobile World Congress (MWC). EFE/Enric Fontcuberta

El aluvión de contagios de coronavirus debido, en buena parte, a la variante Ómicron, podría ganarle otra vez el pulso al mayor evento de telecomunicaciones y tecnológico a escala mundial, el Mobile World Congress. Quedan menos de ocho semanas para la celebración pero la decisión de si el congreso en Barcelona sigue adelante aún sigue en el aire.

De momento, John Hoffman, consejero delegado de la empresa organizadora de la feria tecnológica, la GSMA, ha defendido que se mantendrá el evento sin cambios, siguiendo los protocolos que ya se habían previsto pese a la incidencia del coronavirus durante las últimas semanas. Eso sí, asegura que solo se considerará un cambio de planes si así lo aconsejan las autoridades españolas.

“Muchas cosas han cambiado en los dos últimos años, pero nuestra determinación de volver a reunir al sector es inquebrantable. Animo a todos los miembros de nuestra comunidad a apoyarse mutuamente, y también quiero agradecer personalmente el esfuerzo de todos los líderes empresariales que ahora mismo están planificando su asistencia a Barcelona”, ha señalado Hoffman en una carta abierta.

De esta manera, la GSMA deja en manos del Gobierno la cancelación del Mobile World Congress que, en principio, tendrá lugar entre el 28 de febrero y el 3 de marzo. No es la primera vez que la entidad adopta esta posición. De hecho, en los dos años anteriores, en los que el evento fue cancelado y pospuesto en 2021, el Mobile trasladó también la decisión de cancelarlo o seguir adelante.

Las tecnológicas presentan sus innovaciones sobre el 5G en el Mobile World Congress de Barcelona. EFE

Sin embargo, el consejero GSMA ha argumentado que la situación actual hace precisamente que la conectividad sea “profundamente importante” y que los organizadores acumulan ya tres ediciones pandémicas (Shanghai, Los Ángeles y Barcelona el año pasado) que demuestran su capacidad de ofrecer un congreso seguro.

“Cada evento tuvo lugar en un contexto único, pero nuestra estrategia fue coherente. En primer lugar, trabajar en estrecha colaboración con las autoridades pertinentes para garantizar que el evento se desarrolle de manera segura para el personal, los trabajadores, los expositores, los visitantes, los proveedores, los socios y la comunidad local; en segundo lugar, proporcionar información actualizada al minuto”, ha remarcado el presidente del Mobile.

Por el momento, John Hoffman prepara el evento con total normalidad y espera que acudan “más de 1.500 expositores y asistentes registrados desde 150 países. Será el momento de conocer a los responsables de la industria móvil, escuchar a los líderes de opinión y cerrar acuerdos”, ha añadido.

“La situación global sigue evolucionando, pero hay un hecho evidente: lidiaremos con los efectos de la Covid-19 durante los próximos años. Por ello, en tiempos como estos, el liderazgo responsable es más importante que nunca“, ha defendido el consejero delegado de GSMA.