El riesgo invisible de trabajar en supermercados: ¿un 20% de contagiados?

Un estudio, realizado en un supermercado de EEUU, detecta una alta prevalencia de coronavirus en el personal: un 20% estaba contagiado

Un estudio observacional a pequeña escala realizado en Boston, Massachusetts, Estados Unidos, y publicado en la revista Occupational and Environmental Medicine advierte del riesgo al que se exponen los trabajadores de supermercado durante la pandemia de coronavirus, especialmente aquellos que desempeñan funciones de cara a los clientes.

La investigación surgió mientras se estudiaba el impacto de la pandemia de Covid-19 entre los trabajadores de servicios considerados esenciales. No obstante, debido a que sus pesquisas se estaban centrando más que todo en el personal sanitario, decidieron hacer un estudio paralelo enfocado en los empleados de los supermercados, que son también esenciales.

Para ello, el pasado mes de mayo tomaron una muestra de 104 trabajadores de un mismo supermercado y descubrieron, primero, que el 20% de ellos dio positivo de coronavirus. Solo este dato ya disparó las alarmas, toda vez que la incidencia de Covid-19 en la población de esa comunidad local era de en torno al 1,1% de media.

Pero después hallaron otra realidad aún más preocupante: el 76% de los contagiados era asintomático; es decir, al no tener síntomas, no se habrían dado cuenta de que estaban infectados a menos de que se practicaran una prueba. Esto implica que no solo hay una alta incidencia de positivos en el personal, sino que la mayoría pueden no darse cuenta.

Otro dato: según este análisis, los trabajadores de supermercado con labores de cara a los clientes tenían cinco veces más probabilidad de contagiarse de coronavirus que sus compañeros en otros puestos de trabajo.

Covid-19 y salud mental de trabajadores de supermercado

El estudio también se propuso investigar el estado de salud mental de los trabajadores de supermercado durante la pandemia, entendiendo que son empleados que, en plena emergencia sanitaria, deben seguir acudiendo a sus puestos y probablemente incrementar su volumen de funciones debido al aumento de clientes que provocan algunas restricciones.

En torno a un centenar de estos empleados de supermercado completaron cuestionarios sobre salud mental. La prevalencia de la ansiedad en esta muestra fue del 24% y de la depresión del 8%.

También descubrieron que quienes podían practicar el distanciamiento físico con mayor facilidad eran menos propensos a sentir ansiedad y depresión, mientras que quienes podían ir al trabajo caminando, en bicicleta o en coche propio tenían menos probabilidades de sentirse deprimidos.

“Nuestro importante hallazgo de salud mental requiere acción para brindar servicios integrales de asistencia a los empleados para ayudar a los trabajadores esenciales a sobrellevar la angustia psicológica durante la pandemia de Covid-19“, dicen los investigadores.

Asimismo, señalan que, debido a la alta prevalencia de contagios de coronavirus en este supermercado, es necesario tomar medidas estratégicas y administrativas para proteger a estos trabajadores. Por ejemplo, que tengan rutinas laborales que permitan la distancia interpersonal y hacer pruebas constantemente.