El Supremo obliga a la Generalitat a que un cuarto de las clases sean en castellano 

Establece que, además de la asignatura correspondiente a esta lengua, deben incluirse otras materias troncales

El Tribunal Supremo ha dado un golpe sobre la mesa en materia lingüística en Cataluña. Y obliga a la Generalitat a que un 25% de las clases se den en castellano. Y no sólo la asignatura correspondiente a dicha lengua, sino también otras materias troncales.

La sentencia que se ha hecho pública este viernes da el visto bueno al porcentaje que ya había establecido el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña. Desde 2010 se reconoce que el castellano debe ser una de las lenguas vehiculares de los centros escolares.

¿Un porcentaje razonable?

Este 25% es para el Supremo un porcentaje razonable y ajustado. Y va un poco más allá, asegura que si es una lengua vehicular no puede limitarse, únicamente, a una asignatura.

En su día ya la decisión del TSJC generó polémica. Por una parte, dos padres a recurrieron al Supremo para que el porcentaje fuera del 50% y, por otra, la Generalitat también recurrió pero porque considera que los tribunales no están legitimados a fijar estos criterios.

 

Avatar