El vicepresidente de Societat Civil abandona el PSC por sus “complejos” independentistas

Javier Marín pretende impulsar un proyecto que aglutine a la "izquierda constitucionalista" mientras acusa a su formación de acercarse al separatismo

Deserción en el PSC como consecuencia del procés. El vicepresidente de Societat Civil Catalana, Javier Marín, ha roto su carnet de los socialistas catalanes por la actitud “acomplejada” de su partido en relación con el independentismo. El histórico militante ha anunciado que impulsará un nuevo proyecto que aglutine a la “izquierda constitucionalista”. 

Marín comunicó su baja el pasado 8 de octubre en una carta de seis folios dirigida al primer secretario de los socialistas catalanes, Miquel Iceta, y al secretario de organización Salvador Illa.

El histórico militante, que impulsó la corriente interna Roj@s, criticó la actitud de “consentimiento, tolerancia y conllevancia, cuando no de abierta colaboración” con el independentismo. 

El ya exmilitante socialista ha sido muy duro con las alianzas del PSC y también del PSOE con el independentismo. Sobre todo, en cuestiones de relevancia como podrían ser la investidura de Pedro Sánchez o los presupuestos generales del Estado. También, ha reprobado los pactos con JxCat y ERC en decenas de municipios. 

Contra los indultos y la inmersión lingüística

Marín ha sido también muy crítico con los indultos a los presos del procés, puesto que el gobierno de Pedro Sánchez tiene sobre la mesa esta vía como mecanismo para rehacer puentes con el independentismo. 

Otro de los temas espinosos que han sulfurado a Marín es la actitud del PSC con la inmersión lingüística. El que fue presidente de la escuela de formación del partido ha criticado que se favorezca este sistema educativo en lugar de fomentar otro modelo donde el castellano también sea lengua vehicular. 

El futuro inmediato de Marín es todo un misterio. Según ha recogido Efe, habría recibido varias ofertas de cara a las próximas elecciones catalanas del 14 de febrero, aunque su voluntad es crear un nuevo espacio político que compita contra el PSC. Ha abierto la puerta a que Roj@s, que ha cambiado su nombre por Líneas Rojas, se constituya como partido en los próximos meses. 

Los socialistas y el independentismo

El PSC y el PSOE tienen varias vías abiertas con los partidos independentistas, en especial con ERC. La formación de Oriol Junqueras podría ser clave en la aprobación de los próximos presupuestos generales, y son un aliado que Pedro Sánchez exploró para la investidura y con quien se ha entendido pese a vaivenes. 

La formación ha pactado con los republicanos consagrar la polémica inmersión lingüística en el próximo texto educativo que sustituya al aprobado por el PP. El gobierno de PSOE y de Podemos se compromete a respetar que el catalán sea la única lengua vehicular y a suprimir esta misma condición para el castellano.

Los socialistas catalanas también han establecido pactos con los independentistas. Nuria Marín gobierna la Diputación de Barcelona gracias a los votos y el apoyo de JxCat, el partido de Carles Puigdemont. También, en varios municipios como en Sant Cugat (Barcelona), donde el voto del socialismo catalán fue clave para darle el poder a Esquerra Republicana.