Felipe González, sobre ERC y Bildu: “No son interlocutores válidos”

El expresidente del Gobierno Felipe González se enzarza con la portavoz del PSOE, Adriana Lastra, al sentir que lo mandó "a callar"

“Cada vez se abre más una grieta”, ha advertido este jueves Felipe González. El expresidente del Gobierno ha criticado nuevamente la aproximación de Pedro Sánchez a ERC y EH Bildu, por considerar que el presidente del Gobierno está poniendo una alfombra roja a la estrategia de los independentistas y de su socio de coalición, Unidas Podemos.

“Ni ERC ni Bildu están interesados en un proyecto que fortalezca a España como espacio público compartido”, ha explicado González, entendiendo que esto es comprensible pues es la estrategia del separatismo. La estrategia de Pablo Iglesias, por otra parte, es “llevarnos a un estado plurinacional”, y cree Podemos también es coherente en ese sentido.

¿Y la estrategia del PSOE? Aunque dice que seguirá siendo su partido, el exmandatario ha acusado “inquietud” y “un sentimiento de orfandad representativa” a la luz de los socios del Gobierno para los presupuestos generales del Estado. Ha dicho que prefiere no juzgar la estrategia socialista ni lo que “se espera” de “ese proyecto” para España. “Veremos después de los presupuestos”.

Desde luego, si siguiera siendo el presidente del Gobierno, González asegura que no pactaría con los independentistas catalanes y vascos. “Contradice lo que yo creo que es un proyecto de España”, por lo que “no aceptaría su capacidad de interlocución”, ha explicado, señalando que “no son interlocutores válidos” y representan un intento de “romper la cohesión y la solidaridad entre españoles”.

Eso, ha insistido el exdirigente socialista en una entrevista con Onda Cero, “es cualquier cosa menos progresista”.

González, a Lastra: “Nadie me manda callar”

En la misma entrevista, Felipe González ha cargado contra la portavoz parlamentaria y vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, por sentir que en declaraciones recientes lo trató con cierto desprecio por su edad.

A finales de septiembre, después de que González transmitiera inquietud por las negociaciones de los presupuestos, Lastra dijo que le escuchaba siempre “muy atentamente” pero que “hay una generación de jóvenes socialistas al frente del partido que sigue defendiendo lo que hicieron nuestros padres fundadores y, por lo tanto, nuestra Constitución y nuestra forma de jefatura de Estado”.

Preguntado al respecto, el expresidente ha interpretado que Lastra lo mandó “a callar” y ha avisado que no lo va a “consentir” nunca. “Si alguien me manda callar diciendo que es socialista, yo sé que no es socialista”, ha añadido, afirmando que el argumento de “apártate que me toca a mí” no tiene recurrido porque es “absolutamente imprescindible” que la gente tenga capacidad para opinar.

“Yo no represento a nadie ni lo pretendo pero no voy a consentir que nadie me mande callar”, ha insistido, rogando que, cuando no estén de acuerdo con él, respondan con argumentos mejores que la edad.