Los funcionarios de la Diputación de Nuria Marín amenazan con movilizarse por faltarles al respeto

La Diputación de Barcelona aprueba un presupuesto de funcionamiento de 969 millones de euros entre críticas de los funcionarios

Los funcionarios de la Diputación de Barcelona que preside la socialista Nuria Marín amenazan con movilizaciones por considerar que su equipo de gobierno les está faltando al respeto.

En una carta que las delegaciones de UGT y CC.OO han enviado a los diversos grupos políticos de esta diputación provincial, estos sindicatos indican que los trabajadores “nos merecemos más respeto”. Consideran que el gobierno de Marín les está tomando el pelo al consignar complementos salariales en los presupuestos que no pagan ni piensan pagar.

En los actuales presupuestos para 2020, se consignó una partida de 3,94 millones de euros en concepto de complemento de carrera profesional para los funcionarios, pero no se ha hecho efectiva.

En octubre pasado se indicó a los sindicatos que esta partida figuraría de nuevo en los presupuestos para el próximo 2021, esta vez como complemento de productividad, pero “tampoco la pagarán”, según apuntan fuentes sindicales.

La intervención de la Diputación puso objeciones al pago de estos complementos por considerar que no se ajustaban a la normativa.

Al respecto, fuentes sindicales señalan que, pese a conocer la posición de intervención, el gobierno provincial les prometió un complemento a sabiendas de que no lo podrían llevar cabo. Incorporarlo al presupuesto no supone necesariamente que se abone.

Los sindicatos recuerdan que la negociación de este complemento se inició en 2016 y que, con posterioridad, se alcanzo un acuerdo “en forma” de reglamento que iba acompañado por una propuesta económica.

Los presupuestos serán un trámite para Nuria Marín

Los sindicatos han comunicado su “malestar” a los grupos políticos provinciales antes de que, este jueves, se aprueben los nuevos presupuestos para el próximo año. Será un trámite para Nuria Marín, que probablemente salvará las cuentas sin votos negativos, tal y como ocurrió con las de este año. Sin embargo, tiene a los funcionarios en contra.

El presupuesto de funcionamiento de la Diputación de Barcelona para este año se eleva a 965,23 millones de euros, con una disminución del 0,40% respecto a los 969 millones de este año. Seguirá siendo la diputación provincial de régimen ordinario con el presupuesto más elevado.

Nuria Marín, presidenta del PSC, gobierna esta corporación en minoría gracias a un pacto con Junts per Catalunya. Pese a que los siete miembros de este grupo se han escindido entre los seguidores del Pdecat y los de JxCat, todos mantienen su fidelidad al pacto.

De los siete diputados del mencionado grupo, cuatro están encuadrados en JxCat (Carmela Fortuny, Ferran Mascarell, Neus Munté y Joan Carles García Cañizares) mientras que otros tres están en el Pdecat (Pere Pons, Josep Arimany y Josep Tarín).