El Gobierno da por muerto el proceso soberanista tras la mesa de diálogo

El ministro de Presidencia, Félix Bolaños, vaticina el final del 'procés', pero la Generalitat mantiene su intención de convocar un nuevo referéndum

El ministro de la Presidencia, Félix Bolaños tras su intervención en el Congreso. La mano derecha de Pedro Sánchez vaticina el fin del soberanismo tras la mesa de diálogo. EFE/ Kiko Huesca

El Gobierno da por finiquitado el proceso soberanista. El equipo de Pedro Sánchez ha presentado la mesa de diálogo ante la opinión pública como un movimiento clave para desarticular las aspiraciones independentistas, a pesar de que la Generalitat se presentó a las negociaciones con la celebración de un referéndum y la petición de la amnistía como sus dos grandes propuestas.

El ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, ha advertido que la primera reunión entre las dos administraciones servirá para abrir una fase diferente en las relaciones políticas con Cataluña. “El proceso soberanista está terminando. Ahora iniciamos una nueva etapa que es la de la búsqueda de soluciones”, ha subrayado en una entrevista en Cadena SER.

La mano derecha de Sánchez ha celebrado la importancia de la apertura del diálogo con la Generalitat, aunque ha insistido en la idea de no fijar plazos para conseguir un acuerdo entre los dos equipos negociadores. “Hemos acordado avanzar sin prisa pero sin pausa. No podemos trabajar contrarreloj”, ha remarcado.

“Más que reproches, tendemos la mano para decirles que no podemos no escucharnos”.

Félix Bolaños, ministro de la Presidencia

Bolaños, que se encargará de coordinar las propuestas del Gobierno a partir de ahora, se ha alejado de las principales reclamaciones del independentismo. En su lugar, ha tratado de colocar como prioritarios otros temas de la agenda de la mesa como la ejecución de los fondos europeos de recuperación o el avance de la vacunación contra el coronavirus.

El ministro socialista ha remarcado que su hoja de ruta ha recogido algunas de las grandes reivindicaciones de los últimos gobiernos de Artur Mas y Quim Torra, más allá de la independencia de Cataluña. “Hemos abordado esos temas. Y vemos qué está haciendo el Gobierno con estos puntos”, ha subrayado.

Esquerra se aferra al independentismo tras su acercamiento al Gobierno

Esquerra Republicana también ha celebrado el arranque de las negociaciones, aunque ha negado que su acercamiento vaya a acabar con su aspiración de la autodeterminación. “No se va a acabar el procés porque haya 44 acuerdos en infraestructuras”, ha afirmado la consellera de Presidencia, Laura Vilagrà, una de las cabezas visibles del bloque catalán en la mesa.

La número dos de Pere Aragonès ha remarcado que la mesa de diálogo no pone fin al conflicto político, que todavía se tiene que dirimir en las reuniones bilaterales. “El pueblo catalán no se va a quedar en casa. El deseo de querer decidir es muy fuerte”, ha agregado en Cadena SER.

“Creemos que se tiene que dar la palabra la sociedad catalana”.

Laura Vilagrà, consellera de Presidencia de la Generalitat

Vilagrà ha calificado como “fructífero” el encuentro, aunque ha hecho un nuevo llamamiento a Junts para que se sume a las negociaciones. El presidente catalán vetó a la delegación propuesta por sus socios de gobierno por incluir a dirigentes como Jordi Sànchez, Jordi Turull o Miriam Nogueras que no forman parte de la Generalitat.