El Govern acusa al Cercle de “sembrar dudas” sobre la economía catalana: “Iba como un tiro” antes de la pandemia

Jordi Puigneró asegura que la economía catalana presentaba un "crecimiento imparable" hasta la llegada de la covid-19 y que, de haber recesión, esta se debe a la pandemia "como en todo el mundo"

El vicepresident de la Generalitat, Jordi Puigneró / EFE/Toni Albir/Archivo

Nueva tensión entre la Generalitat y el empresariado catalán. Tras varias cartas abiertas, manifiestos y declaraciones de los representantes de las mayores patronales y empresas del territorio advirtiendo de la “decadencia” que está sufriendo la región que tradicionalmente ha sido uno de los motores económicos de España, el vicepresident de la Generalitat, Jordi Puigneró, ha negado la mayor y ha acusado a los empresarios de ser quienes “siembran dudas” acerca de la economía catalana.

En este sentido, ha rechazado las declaraciones del Círculo de Economía, asegurando que la economía catalana no padecía de ninguna dolencia antes de la irrupción de la pandemia de la covid-19. Cualquier degradación del tejido productivo, empresarial o económico catalán habría sido, según opina Puigneró, posterior a la pandemia.

Además, ha acusado de forma velada al empresariado catalán de tener “interés en sembrar dudas”, como ha aseverado en declaraciones a los medios tras el Consell Executiu del Govern. La economía catalana, ha insistido, iba “como un tiro” pero que, si se ha contraído, es a causa “de la pandemia (…) como el resto del mundo”.

“Solo hay que mirar las cifras macroeconómicas de los últimos años”, asegura. Se trata de cifras que, en su opinión, solo mostraban un “crecimiento imparable” hasta la llegada de la covid-19.

Puigneró también ha querido, en clara amenaza velada, asegurar a aquellos con “interés en sembrar dudas” que son los culpables del “clima de decadencia” y que Cataluña “tiene que tomar decisiones importantes en el próximo decenio”.

Estas declaraciones del vicepresident contestan a las acusaciones que el Cercle d’Economia realizó el pasado día 13, momento en el que la institución presidida por Javier Faus alertó del camino emprendido por Cataluña y su capital, rumbo a “una espiral de irrelevancia económica, de lenta pero inexorable decadencia”.

La institución criticaba que en Cataluña había una imperante falta de modelo de desarrollo económico de ambas administraciones y que “de existir, a menudo es fuertemente ideológico, con falta de pragmatismo. Otras veces son modelos que generan confrontación”.

Además, explicaron que todas las medidas de la Generalitat “se diseñan sin contar con la iniciativa privada y la empresa, o directamente van en su contra”.

Andoni Berná Calvo