Iglesias explota las discrepancias sobre la Ley de Vivienda para hacer campaña

Iglesias convierte sus diferencias con el PSOE sobre los precios del alquiler en un arma electoral: "Cada euro que una familia paga a un alquiler abusivo es un euro que no va a la panadería"

Pablo Iglesias, durante una nueva sesión de control al Gobierno, este miércoles, en el Congreso de los Diputados. EFE/Mariscal

Pablo Iglesias durante una sesión de control al Gobierno. EFE

El Partido Socialista y Unidas Podemos todavía no han encontrado un punto de encuentro para tramitar la Ley de Vivienda. Sus diferencias en la fórmula para reducir el precio de los alquileres han bloqueado las negociaciones en una de las reformas clave de la legislatura. Pablo Iglesias quería dejar cerrado el acuerdo antes de abandonar el Gobierno, sin embargo ahora ya está explotando las discrepancias como un arma política más durante la campaña electoral de la Comunidad de Madrid.

El candidato de la formación morada ha convertido la propuesta inicial de su partido en una de las señas de identidad en la carrera electoral que finalizará el próximo 4 de mayo. La tesis no solo es un aliciente para movilizar a su electorado de clase trabajadora, sino que también le permite marcar distancias con los socialistas de cara a las elecciones. “Cada euro que una familia paga a un alquiler abusivo es un euro que no va a la panadería”, ha subrayado Iglesias este domingo en un acto convocado específicamente para debatir el futuro de la vivienda, arropado tanto por miembros del Gobierno como por diputados autonómicos de Madrid.

Iglesias defiende la tesis de que es necesario poner en marcha en todo el país un sistema de control que limite los precios de los alquileres, una fórmula que ya ha comenzado a aplicar la ciudad de Barcelona. Sus planes chocan de frente con la línea marcada por el ministro de Transporte, José Luis Ábalos, o la titular de Hacienda, María Jesús Montero. Los dos líderes socialistas creen que la mejor opción es la creación de incentivos fiscales que beneficien a los propietarios.

La última propuesta del bloque socialista se centraba en establecer bonificaciones para los propietarios, tanto en los territorios más tensionados por el alto precio del alquiler como en los pisos que estuvieran arrendados por personas jóvenes, de entre 18 y 35 años de edad. El texto ya ha sido rechazado por Unidas Podemos, que acusa a sus socios de incumplir los acuerdos de la coalición y amenaza con tumbar la iniciativa en el Parlamento si no se modifica.

Los ministros José Luis Ábalos, Irene Montero y Pablo Iglesias./ EFE
Los ministros José Luis Ábalos, Irene Montero y Pablo Iglesias./ EFE

Lo que hemos firmado frente a la ciudadanía es ley y se tiene que cumplir. Y no solamente porque tengamos razón, sino porque hay una correlación parlamentaria en el Congreso que va a hacer que haya una ley de vivienda que se ponga de lado de la gente”, ha insistido Iglesias.

Ahora, el líder de Unidas Podemos ha rescatado el debate para incorporarlo también a la Comunidad de Madrid, la segunda región que ha experimentado un mayor alza de los precios del alquiler de España, por detrás de Baleares. En los últimos cinco años, los costes por arrendar una vivienda se han incrementado un 39% en la capital española, según el informe Variación acumulativa de la vivienda en España en 2020, elaborado por Fotocasa.

“Es evidente que si el precio de alquiler baja la gente va a firmar más contratos de alquiler. ¿Quién gana en esto? Prácticamente toda la sociedad. ¿Quién pierde? Un poquito los grandes propietarios que cobrarán un poco menos por su alquiler”, ha reafirmado Iglesias.

Iglesias utiliza el debate de la vivienda para cargar contra el PP

Iglesias ha utilizado la negociación sobre la futura Ley de Vivienda para dejar retratadas las posturas del Partido Socialista, pero también ha tratado de ligar esta situación con la trayectoria política del Partido Popular para cargar contra Isabel Díaz Ayuso. “La vivienda es el mejor indicador para entender cómo funciona la corrupción. La caja b del PP es el mejor ejemplo”, ha expuesto.

Iglesias ha aireado los fantasmas de la corrupción para intentar desgastar la candidatura de la formación conservadora, que se ha colocado como la primera fuerza política en todas las encuestas pero que necesitará apoyos del centro derecha para poder revalidar su puesto en la presidencia.

La señora Ayuso sabe que si nosotros estamos se van a levantar las alfombras y a lo mejor la señora Ayuso y otros terminan en la cárcel por robar a los ciudadanos. En las próximas elecciones se juega avanza hacia una transición más democrática”, ha acusado el candidato de Unidas Podemos.