Encuesta: Ayuso ganará el 4-M pero aún necesitará a Cs y Vox para ser presidenta de Madrid

El Partido Popular obtendrá 46 escaños pero necesitará los 19 de Vox y los 8 de Ciudadanos para revalidar la presidencia en la Comunidad de Madrid el próximo 4 de mayo

La candidata del PP, Isabel Díaz Ayuso, y el de Ciudadanos, Ignacio Aguado, conversan durante un acto cuando formaban parte del mismo Gobierno. EFE

La candidata del PP, Isabel Díaz Ayuso, y el de Ciudadanos, Ignacio Aguado, conversan durante un acto cuando formaban parte del mismo Gobierno. EFE

La estrategia de adelantar la convocatoria de elecciones en la Comunidad de Madrid sonreirá al Partido Popular. Los sondeos colocan a Isabel Díaz Ayuso en cabeza en la carrera a la presidencia con un notable incremento de sus escaños en la Asamblea. Sin embargo, seguirá necesitando el apoyo tanto de Vox como de Ciudadanos para revalidar su puesto. Un escenario que se antoja complicado después de los duros cruces de acusaciones de las últimas 48 horas.

Una encuesta de NC Report para La Razón ha colocado a los populares como la primera fuerza política de la región con un porcentaje de voto del 33,2%, lo que se traducirá en la obtención de 46 escaños. Ayuso sumaría 16 diputados autonómicos más que en las pasadas elecciones madrileñas y desbancaría al Partido Socialista en el primer puesto.

A pesar de su ascenso, el resultado se queda muy lejos de los 69 escaños que marcan la mayoría absoluta en la Comunidad de Madrid: el objetivo que se han fijado desde que decidieron adelantar la llamada a las urnas.

El adelanto electoral también servirá como impulso para Vox que pasará de ser la quinta fuerza en el parlamento madrileño a la tercera. La formación de Rocío Monasterio logrará el 13,7% de los votos en la región para hacerse con 19 escaños. Son 7 más que en los pasados comicios. Su alta representación abre la puerta a que pueda integrarse por primera vez en el seno del Gobierno de la Comunidad de Madrid si triunfa la opción de la derecha.

El escenario es radicalmente opuesto para Ciudadanos que se pegará su tercer batacazo consecutivo, después de los malos resultados en las elecciones generales o en los comicios de Cataluña. La formación de Ignacio Aguado se quedará relegada a la sexta posición con apenas un 6,3% de los apoyos que se traducirán en 8 diputados en la Asamblea, lo que supone un retroceso de 18 escaños. A pesar de su derrumbe, su apoyo sigue siendo fundamental como llave de gobierno.

La izquierda se abraza a un cambio de posición de Ciudadanos

La encuesta de NC Report vuelve a mostrar un escenario prácticamente idéntico al de las pasadas elecciones para el bloque de la izquierda. La suma de Partido Socialista, Más Madrid y Podemos no será suficiente para desbancar a los populares del Gobierno de la Comunidad de Madrid, aunque se quedarán rozando la mayoría. Su única opción pasa por convencer a Ciudadanos para que les brinde su apoyo o, al menos, se abstenga.

El Partido Socialista lidera el bloque con un 27,6% de los votos de la región, que se traducirán en 38 escaños en la Asamblea. Es uno más que en los pasados comicios, pero sigue siendo insuficiente si no logra sumar más apoyos a su causa para tratar de derrocar a Ayuso. La formación de Ángel Gabilondo perdería además su puesto como la fuerza más votada, en detrimento de los populares.

El líder del grupo socialista en la Asamblea de Madrid, Ángel Gabilondo, en rueda de prensa. EFE

También se mueve en unos parámetros similares Más Madrid que alcanzará el 12,8% de los votos en la comunidad, lo que le permitirá mantener a 18 diputados autonómicos. Son dos menos que en las últimas elecciones. El grupo de Mónica García ha pagado su gestión de las labores de oposición y las disputas internas en el seno del partido, tras llegar tarde en su intento de presentar una moción de censura.

El que no se moverá es Podemos que no ha logrado mejorar su posición, después de los últimos comicios cuando se quedaron en la última posición de la tabla. La formación morada obtendrá el 5,2% de los apoyos para conseguir 7 escaños en la Asamblea de Madrid. El resultado le coloca peligrosamente cerca de la marca del 5%, el requisito mínimo para entrar en el Parlamento. Si no lo alcanzase, cambiaría por completo todo el escenario postelectoral.