Nuevo choque en el Gobierno de coalición: no hay consenso para elaborar la Ley de Vivienda

No ha habido consenso entre José Luis Ábalos y Pablo Iglesias a la hora de elaborar un borrador sobre la Ley de Vivienda

Los ministros José Luis Ábalos, Irene Montero y Pablo Iglesias./ EFE

Los ministros José Luis Ábalos, Irene Montero y Pablo Iglesias./ EFE

El Gobierno de coalición no podía terminar una dura semana de enfrentamientos entre sus socios sin una última guerra. La primera de todas surgió por el bloqueo del PSOE a la Ley Trans. A esta le siguió la polémica por la entrada en prisión del rapero Pablo Hasél, la abstención de los morados ante la Ley de Igualdad socialista y ahora una más: no hay acuerdo entre los socios de Gobierno con la Ley de Vivienda.

Igual que ocurría con la norma que busca reconocer los derechos de las personas trans, que estaba prevista que se debatiera la próxima semana en el Consejo de Ministros, esta no llegará tampoco a la reunión de este martes 23 de febrero tal y como esperaban desde Unidas Podemos. El problema reside en la falta de consenso entre los ministros que llevan a cabo la negociación: el titular de Transportes, José Luis Ábalos, y el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias.

Hace tan solo dos días la formación morada ya acusó a los socialistas de no haber puesto encima de la mesa ninguna propuesta para regular el alquiler, en materia de prohibición de desahucios o relacionada con las obligaciones para los grandes propietarios a tan solo unos pocos días de que finalizara el plazo acordado.

Ahora, fuentes del Ministerio de Transportes reconocen en declaraciones a El País que, por falta de tiempo, es imposible que el borrador esté listo para el martes.

Disputas por la regulación del alquiler

El jueves se reunieron los equipos de la Vicepresidencia segunda, representada por la secretaria de Estado para la Agenda 2030 Ione Belarra, y del Ministerio de Transportes, encabezado por el secretario general para la Agenda Urbana y Vivienda David Lucas, que retomaron las negociaciones sobre esta ley después de que quedaran paralizadas por las elecciones catalanas del 14-F.

El ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, ofrece una rueda de prensa tras la reunión del CECOD desde la Delegación del Gobierno en Madrid. EFE/ Rodrigo Jiménez
El ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, ofrece una rueda de prensa tras la reunión del CECOD desde la Delegación del Gobierno en Madrid. EFE/ Rodrigo Jiménez

La reunión no fue satisfactoria para Unidas Podemos. Según informó Europa Press, los morados reprocharon que, pese a que en el marco de la negociación de los Presupuestos Generales de 2021 se acordó llevar un texto conjunto al Consejo de Ministros antes de que finalice febrero, el equipo del ministro José Luis Ábalos “todavía no había concretado por escrito cuál es su posición entorno a los temas clave para los morados”.

Y una de las cuestiones principales es el control de los alquileres. Mientras que los morados optan por la regulación los socialistas se decantan más por los incentivos fiscales. “Vamos a establecer mecanismos para que no haya movimientos especulativos, pero ahora los precios están bajando”, ha indicado la fuente de Transportes a El País.

“Somos más partidarios de mecanismos de incentivación y la vía fiscal puede ser una. Ahora hay [en el IRPF] una reducción del 60% lineal a todos arrendadores: vamos a ver si se puede modular y establecer mejoras a aquellos que alquilen a precios asequibles”, ha añadido.

Podemos culpa al PSOE de ser próximo a asociaciones de propietarios

En este sentido, incluso han recriminado a los socialistas el parecido de sus planteamientos con los de la Asociación de Propietarios de Viviendas en Alquiler (ASVAL), que dirige el exministro Joan Clos, y al sector inmobiliario. Y ese que los de Iglesias lamentan que en estos dos últimos meses han rechazado sus propuestas sin ofrecer alternativa alguna.

En concreto, han hecho referencia a la aplicación de un el impuesto a la vivienda vacía o la obligación de los grandes propietarios de poner en alquiler para vivienda social el 30% de su parque.