Ayuso buscará acuerdos con Vox pese a su aplastante victoria

Ayuso conservaría el poder sin necesidad del voto a favor de Vox en la investidura, ya que bastaría con la abstención de la formación de Santiago Abascal. PP más Vox suman 75 representantes en la Asamblea de Madrid, seis por encima de la mayoría absoluta.

El efecto Ayuso existe. La presidenta de la Comunidad de Madrid, la popular Isabel Díaz Ayuso revalida su puesto doblando sus resultados y no necesitaría más que la abstención de Vox para gobernar en solitario.

De este modo, la dirigente popular conservaría el poder sin necesidad del voto a favor de Vox en la investidura, ya que bastaría con la abstención de la formación de Santiago Abascal. PP más Vox suman 75 representantes en la Asamblea de Madrid, seis por encima de la mayoría absoluta. 

Sin embargo, los verdes aprovecharán su oportunidad porque tendrán la llave en la Asamblea y harán valer sus votos para que los populares puedan sacar sus propuestas adelante. El líder de Vox, Santiago Abascal, felicitó en su discurso a Díaz Ayuso y aseguró que “España ha ganado”.

La presidenta de la Comunidad de Madrid y candidata por el Partido Popular a la reelección, Isabel Díaz Ayuso, acompañada por el presidente del partido Pablo Casado, en la sede del partido en la calle Génova. Foto: EFE/Mariscal

La candidata del PP no hizo mención a sus socios pero sí les ha hecho guiños durante los últimos días de campaña con su programa electoral. La distancia no podría ser tanta entre PP y Vox con objetivos claros compartidos por ambos como, por ejemplo, reducir el número de consejerías y diputados, un plan antiokupas o incrementar la oferta educativa.

El partido de Ayuso coincide con los de Abascal en la reducción del número de diputados de la Asamblea de Madrid, que ha aumentado (de 132 a 136) en consonancia con el incremento de la población de la Comunidad. La popular cifra en 101 diputados su reducción y tres consejerías menos, sería su deseo, tal y como publicó Economía Digital.

La Ley de Eutanasia une a los dos partidos, que votaron en contra de su aprobación el pasado mes de marzo. El PP se come el terreno de Vox en este sentido porque, en su programa, Díaz Ayuso promete que todos los profesionales sanitarios podrán ejercitar el derecho a la objeción de conciencia, tal y como piden los verdes.

Pero, sin duda, si ha habido alguna propuesta que haya dejado sin espacio a los de Abascal, ese ha sido el ‘Plan Antiokupas’ de Ayuso. La presidenta de la Comunidad señaló que la ‘okupación’ es una de las constantes en la actual agenda política. Los datos reflejan un aumento del 40,9% de las denuncias en los últimos cuatro años.

El confinamiento frenó este auge, aunque con su finalización, la problemática volvió más fuerte que nunca. Los casos se incrementaron en un 5% hasta julio respecto al primer semestre de 2019.

 Frente a la “patada en el culo” que propone Vox, Ayuso anunció en su primer Debate del Estado de la Región la puesta en funcionamiento del teléfono ‘112 okupación’. Además, creará un Centro de Coordinación Municipal en la Agencia de Seguridad y Emergencias Madrid 112 (ASEM 112).

El presidente de Vox, Santiago Abascal, durante el acto final de campaña de las elecciones catalanas del 14F que celebran este viernes en Barcelona. EFE/Alejandro García
El presidente de Vox, Santiago Abascal, durante el acto final de campaña de las elecciones catalanas del 14F. Foto: EFE/Alejandro García

Las dos formaciones estarían de acuerdo también en el plan de “Madrid por la natalidad”, que presentaron los populares, y que incluye incentivos fiscales en el caso de compra de una nueva vivienda y a la conciliación.

La clara ganadora de estas elecciones podrá gobernar en solitario y tan sólo necesitando la abstención de Vox en su investidura en segunda ronda. Las heridas entre ambas formaciones, a causa de las tensiones en las duras negociaciones para su anterior investidura, están cerradas.

Los dos partidos también han olvidado los roces cuando Ayuso intentó negociar los Presupuestos de 2021 hasta que la popular anunció que adelantaba los comicios ante la moción de censura presentada en Murcia y después las presentadas en Madrid por la izquierda.

La indiscutible lideresa del PP puede comenzar desde cero para hacer visibles sus propuestas, una vez que pacte hasta las desavenencias con Vox y conocer de antemano qué puntos resultan conflictivos a la formación de Abascal.

Los dos partidos tendrán que tantear hasta qué punto pueden caminar juntos para sacar adelante las propuestas que ambos prometieron en campaña. “Es tiempo de unidad”, señalan los populares a ED.