Jesús Cintora imita a Ferreras en su debut en TVE

La primera emisión de 'Las cosas claras', presentado por Jesús Cintora, muestra la intención de RTVE de reproducir las tertulias de Ferreras en La Sexta

Los españoles han sumado este lunes una nueva tertulia polarizada a la oferta televisiva. El estreno del programa informativo y de debate Las cosas claras, presentado por el periodista Jesús Cintora, ha confirmado que Radio Televisión Española (RTVE) tiene toda la intención de competir directamente con Al rojo vivo, el espacio de La Sexta presentado por Antonio García Ferreras que es uno de los líderes de la franja matinal.

El formato de Las cosas claras comparte muchas similitudes con Al rojo vivo. La receta es la misma: se mezcla información de actualidad y entrevistas con una tertulia con presencia de opinadores con posiciones antagónicas sobre los distintos asuntos que se abordan.

Cintora sigue la estela de García Ferreras al cortar a los tertulianos cuando no han terminado sus ideas, y los tertulianos hacen lo propio: se interrumpen los unos a los otros.

La llegada a La 1 de TVE del experiodista de Cuatro y recientemente colaborador de Atresmedia ha causado controversia desde antes de su estreno, con trabajadores, sindicatos y consejos de informativos muy críticos de que su programa externalice partes de la producción pese a ser un espacio informativo en el que esto, en principio, está prohibido. El consejo de informativos de TVE insistió en sus críticas durante la primera emisión del programa.

“Nos oponemos a la externalización de programas informativos como Las cosas claras“, aseguró este lunes el consejo de informativos de TVE, tras citar la Ley de RTVE, que dice que la corporación “no podrá ceder a terceros la producción y edición de los programas informativos”. El consejo también se sumó a la campaña “#lascosasoscuras” lanzada por algunos trabajadores este lunes en las redes sociales para criticar esta coproducción.

Fernando Simón, el primer invitado de Cintora en TVE

Jesús Cintora ha debutado este lunes en Las cosas claras con una primera entrevista al director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (Ccaes), Fernando Simón, a quien el Consejo General de Colegios de Médicos ha exigido cesar por unas declaraciones en una rueda de prensa la semana pasada en la que se refirió al “comportamiento” de los sanitarios “fuera de su espacio de trabajo”.

El periodista ha preguntado al epidemiólogo por la denuncia del Consejo General de Colegios de Médicos. Simón ha afeado a TVE que solo emitieran las declaraciones de los médicos críticos pero no sus declaraciones que provocaron la polémica. Además, ha dicho que los médicos están en su derecho de pedir su cese y ha pedido a los ciudadanos que escuchen sus declaraciones y que las valoren por cuenta propia.

Sobre si quiere o no dimitir, Simón ha dicho “ni quiero ni no quiero”. “No se crean que esto es un regalo ni muchísimo menos. Este puesto, y más en este momento, es un puesto en el que se lleva uno todas las responsabilidades, se lleva muchos sinsabores. Es verdad que profesionalmente es interesante, pero desde luego premios pocos. No es un puesto ni que yo ni creo que nadie quiera conservar específicamente”, ha afirmado.

Ha sido después de la entrevista a Simón que Las cosas claras ha mostrado sus colores. Cintora ha interrumpido a Paloma Cervilla, periodista de política del diario ABC, para poner el vídeo que el epidemiólogo pidió que se emitiera, y después ha dejado hablar más tiempo a tertuliados favorables al director del Ccaes que a quienes se mostraron de acuerdo con la exigencia de su cese.

¿De quién son culpa las muertes de las residencias?

El programa de Cintora también ha entrado en otro tema polémico de la pandemia del coronavirusTVE informó de que más de 22.300 ancianos han muerto en geriátricos por la Covid-19 o por síntomas compatibles con el virus. En la cápsula informativa de Las cosas claras que presentó el tema, la única dirigente que apareció fue la presidenta madrileña Isabel Díaz Ayuso, que negaba responsabilidades políticas de esta situación.

“¿Quién es responsable de lo que está pasando?”, ha preguntado Cintora a los tertulianos Ana Pardo de Vera y Francisco Simón. La primera ha achacado la situación a un problema estructural, los recortes en las residencias públicas impulsados por ciertas “ideologías”, y la entrada del sector privado a este negocio. Simón le ha interrumpido y criticado por reprochar que las empresas privadas tengan residencias.

El tertuliano Simón ha echado la culpa al vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, por decir que se hacía cargo de las residencias al inicio de la pandemia. “¡¿Cuándo lo dijo?!”, ha interrumpido Pardo de Vera. La directora del diario Público (que solía emitir un programa de Iglesias en el que el primer entrevistado fue, curiosamente, Cintora) ha seguido interrumpiendo hasta que el periodista tomó la palabra y cambió de tema.

“¿Por qué hay que respetarlo?”

El tercer asunto candente que ha abordado el primer programa de Las cosas claras ha sido la Monarquía y las diferentes acusaciones que afectan al Rey emérito Juan Carlos ICintora ha presentado una entrevista con el juez instructor del caso Nóos, José Castro, que ha criticado al monarca por salir de España hace unos meses y ha asegurado que verle declarar ante la justicia tranquilizaría a la ciudadanía.

El juez ha defendido que la inviolabilidad del Rey no debería afectar a la vida privada. “Yo estoy pasmada con lo que he escuchado”, ha dicho Cervilla, que ha criticado a Castro por no respetar la presunción de inocencia del Rey. “Ha dicho ‘presunta’ “, ha interrumpido Cintora. “Escuchar a este juez hablar como ha hablado me da pasmo, vamos”, ha añadido la periodista del ABC.

Rápidamente han entrado a hablar Pardo de Vera y Simón. “Yo no odio a nadie”, ha reído Pardo de Vera cuando Simón ha dicho que los cuestionamientos al Rey responden al “odio”. “Aquí hay un ataque contra la monarquía parlamentaria”, ha interrumpido Cervilla al tertuliano Javier Aroca, defensor de que al emérito se le juzgue si ha cometido algún delito. “Habría que poder juzgarlo”, ha dicho Aroca.

El debate sobre Juan Carlos I no ha sido nada diferente a lo que ofrece el resto de la televisión española: gritos sobre gritos sin que realmente pueda entenderse nada de lo que se dice en algún momento. Cintora intentó poner orden, pero rápidamente se rindió y permitió que la tertulia no pudiera diferenciarse de ninguna homóloga. Ello, pese a que Las cosas claras se puso el objetivo de buscar vías de resolución de los problemas.

Cuando la discusión ya estaba totalmente descarrilada, con Pardo de Vera preguntando “¿por qué hay que respetarlo?” (en referencia a la inviolabilidad del Rey recogida en la Constitución), producción ha empezado a bajar el volumen al micrófono de los tertulianos y subir el de Cintora, que sin encontrar una solución al problema ha pasado a la noticia del la eficacia de casi el 95% de la vacuna de Moderna contra el coronavirus.

Suscríbase a nuestro canal de Telegram para conocer la última hora sobre la pandemia del coronavirus en España, Europa y el mundo.