La Justicia tumba seis proyectos lingüísticos de escuelas en Cataluña por excluir el castellano

El TSJC obliga desde marzo a varios centros educativos a incluir un 25% de español en las aulas de todo el centro

Manifestantes de naranja protestan contra la aprobación de la Ley Celaá, que suprime el castellano como lengua vehicular / EFE

Un instituto de Manresa se niega a impartir el 25% de clases es castellano por “indicaciones” del Govern. / EFE

Ya son seis los colegios que deberán incluir el castellano, como mínimo en un 25% de la enseñanza. El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña ha obligado desde marzo a varios centros a anular el sistema de inmersión lingüística recogidos en sus proyectos educativos a partir de varias denuncias de padres y madres a través de Asamblea por una Escuela Bilingüe (AEB).

El último caso ha sido el de la Escola Puig de les Cadiretes de Llagostera (Girona), que fue aprobado por el Consejo Escolar del Centro en mayo de 2014 y que se actualizó el 29 de enero de 2019. Aunque el citado proyecto lingüístico reconocía que el 28,7% de los alumnos eran castellanohablantes, el español no pasaba de mera asignatura lingüística.

“La escuela Puig de les Cadiretes con conciencia respecto a la realidad social a la que pertenece y bajo la voluntad integradora del contexto que la conforma, establece el catalán como lengua vehicular en todos los niveles educativos, dado que esta establece como lengua propia de Cataluña”, recoge el proyecto lingüístico del centro.

Nueva victoria contra la inmersión lingüística

El TSJC de este última escuela ha vuelto a recordar que, “partiendo de la consideración del catalán como centro de gravedad del sistema educativo”, el español debe estar presente en el mínimo de un 25% de las horas lectivas, lo que se traduce en una asignatura no-lingüística más allá de la lingüística de castellano.

La denuncia del colegio de Llagostera se suma a otros otros cinco que deberán incluir al español. Uno concertado, la Escola Frangoal de Castelldefels; y los otros públicos: Escola Aura de Reus, Institut Els Pallaressos de Els Pallaressos, la Escola Bogatell de Barcelona, la Escola Bogatell de Barcelona y la Escola Josefina Ibáñez de Barcelona.

A través de un comunicado, AEB ha denunciado que todavía “se desconoce la fórmula que van a utilizar los centros educativos para adaptar a la regulación vigente los proyectos lingüísticos”: “Lo lógico es que reconozcan que tanto catalán como castellano son lenguas vehiculares”.

“Algunos de los centros, como la Escola Frangoal de Castelldefels han introducido el español como lengua vehicular para toda la etapa de primaria y secundaria en todos los grupos clase, pero, sin embargo no ha reflejado este cambio oficialmente todavía en su proyecto lingüístico”, explican desde AEB.

Un cambio de doctrina del TSJC sobre el 25% de castellano

La Generalitat ha presentado un recurso de casación hasta ahora los proyectos lingüísticos en tres de los centros educativos, porque considera que “los padres de los alumnos no tienen legitimación activa para recurrir los proyectos lingüísticos”, pero no la presencia del castellano como lengua vehicular.

El cambio de doctrina del TJSC no es menor. Hasta ahora, pese a que la ley reconoce que el sistema legal no es el de inmersión lingüística –sino el de conjunción lingüística–, solo se obligaba a incluir un 25% de castellano como mínimo en el grupo-clase del alumno recurrente, mientras que ahora la obligación se aplica al conjunto del centro educativo.

La AEB “considera fundamental la implicación y reacción ciudadana frente a la imposición ilegal del sistema de inmersión lingüística y las campañas que desde la Generalitat y asociaciones del circulo nacionalista intentan señalar a los profesores y alumnos que utilizan el español dentro de los centros escolares“.

Suscríbase a nuestro canal de Telegram para estar informado con las últimas noticias sobre política en Cataluña
Sergi Ill