La Covid-19 amenaza 4,8M de empleos en el sector de la aviación

La aviación disminuyó un 75% el pasado mes de agosto en comparación con un año anterior como consecuencia de las restricciones por la Covid-19

La aviación es uno de los sectores que se prevén más duramente castigados por la pandemia, ante las restricciones para viajar entre países. Unos 4,8 millones de empleos en aviación están en peligro como consecuencia de la caída de la demanda, según han denunciado aerolíneas y trabajadores. 

La caída en el peso de la demanda es notable: disminuyó un 75% el pasado agosto, en comparación con un año antes, un comportamiento del consumidor que se atribuye en gran medida a las restricciones fronterizas.

Las cuarentenas es la medida que más ha disuadido a la gente de viajar y que la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) ha pedido que se reemplace por test previos a los vuelos.

“Pedimos la intervención urgente de los gobiernos para evitar una catástrofe del empleo en la industria de la aviación”, dijeron en un comunicado conjunto la IATA y la Federación Internacional de Trabajadores del Transporte, entidades que funcionan en Ginebra y Londres, respectivamente.

Piden “un apoyo financiero continuado”

Concretamente, la ayuda que piden debe tomar la forma de “un apoyo financiero continuado” y de una reapertura de las fronteras sin cuarentenas, pero sí con un sistema global armonizado de test de covid-19 antes de la partida. Según la IATA -que es la voz de más 260 compañías aéreas- las aerolíneas en su conjunto tienen dinero de caja sólo para ocho meses y medio, y esto tras haber recortado costes “hasta los huesos”.

Recordó que el sector ya ha eliminado decenas de miles de puestos de trabajo, pero advirtió de que en los próximos meses esa pérdida podría cifrarse en “cientos de miles” si no se actúa en favor de las compañías.

Las entidades afirman que para finales de año se agotará el 80% de los esquemas de sustitución de salarios de los trabajadores del transporte aéreo, dejando a todos los beneficiarios actuales sin fuentes de ingresos.

Por otra parte, piden que se piense ya en planes de recuperación de la industria a largo plazo, lo que debería incluir inversiones en nueva formación para los empleados, así como en tecnologías favorables al medio ambiente, en particular en el área de los combustibles.

El caso de El Prat: cierra una terminal por falta de vuelos

El Aeropuerto Josep Tarradellas – El Prat trasladará progresivamente, entre el 19 de noviembre y el 1 de diciembre, a la T-1 todas las aerolíneas que operan en la T-2 para optimizar la operativa del aeropuerto, que ha visto disminuir su actividad por causa del Covid-19.

Fuentes de Aena han confirmado a Efe que hasta ahora en la T-1 están abiertos los módulos A, B y D y que se abrirán también los módulos C y E para acoger los vuelos que estaban operando en la T-2B y T-2A. Así, toda la operativa de aerolíneas del aeropuerto se concentrará en los cinco módulos de la T1, con lo que los módulos A, B y C se destinarán para vuelos Schengen y los D y E para no Schengen.

La operación se realizará de manera progresiva y el traspaso se hará de acuerdo con las aerolíneas que operan en la T2 y, en especial, con Ryanair, Easyjet y Wizzair, que son las que más vuelos operan.