La falta de acuerdo entre PSOE y PP crea más división en el CGPJ

Los jueces piensan que el nuevo CGPJ nace “deslegitimado” por las injerencias de los políticos.

Carlos Lesmes, presidente del Consejo General del Poder Judicial./ EFE

Carlos Lesmes, presidente del Consejo General del Poder Judicial./ EFE

“Lo que hace un año eran discusiones ahora es un polvorín de malestar contra la desidia de nuestros gobernantes”. Una frase dura que nunca podría atribuirse a ningún magistrado, al menos en activo. Pero así están los ánimos en estos momentos en el órgano de gobierno de los jueces.

Piensan que la falta de acuerdo político les ha “pasado factura” y que más de un rifi-rafe se podría haber evitado si el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) no llevara dos años a la espera de ser renovado.

“Una tomadura de pelo”, así califica un vocal a las últimas semanas de contactos entre PSOE y PP para intentar llegar a un acuerdo. Este jueves, el malestar asomó en el Pleno extraordinario celebrado para efectuar los 8 nombramientos previstos para cubrir las plazas que quedaban vacantes. Finalmente, sólo seis nombramientos pudieron salir adelante y por el mínimo consenso.  

Ninguno de los seis magistrados han obtenido más de 14 votos y dos han quedado atascados hasta nueva orden. Lo que indica un órgano cada vez más fracturado a la espera de ser renovado.

Los vocales acordaron posponer otros dos nombramientos del Alto Tribunal ante la imposibilidad de que cualquier candidato sumara los 13 votos necesarios.

Según ha podido saber Economía Digital, un alto cargo de Pedro Sánchez durante su primer mandato causó discordia entre los magistrados. Se trata de Félix Azón, ex director de la Guardia Civil. Azón estaba propuesto para la Sala de lo Social, sin embargo, la oposición de la mayoría de los vocales hizo imposible que se alcanzara el acuerdo y se optó por retirar su nombre del orden del día.

El presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Lesmes, al inicio de uno de los plenos del organismo que ha mostrado su malestar con el GobiernoEFE/Archivo
El presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Lesmes, al inicio de uno de los plenos del organismo que ha mostrado su malestar con el Gobierno. Foto: EFE/Archivo

Finalmente, sólo se ha nombrado a uno de los magistrados del Tribunal Supremo, Antonio García, retirándose del orden del día los puntos relativos a la provisión de otra plaza de magistrado en esa Sala y otra en la Sala Cuarta del alto tribunal, informaron fuentes del órgano de gobierno de los jueces.

También han sido elegidos presidentes de los TSJ del País Vasco y de Canarias, Ignacio Subijana y Juan Luis Lorenzo Bragado, ambos en segunda votación, en la que han conseguido 13 votos de los 21.

Los otros tres nombramientos aprobados son los de Garbiñe Biurrun como presidenta de la Sala de lo Social del TSJ del País Vasco (12 votos), José Antonio Vega Bravo como presidente de la Audiencia Provincial de Salamanca (14 votos) y a Luis Miguel Columna presidente de la Audiencia Provincial de Almería (13 votos).

Mientras esto sucede en el Consejo, en el Congreso, el Gobierno trata de acelerar para aprobar la iniciativa legislativa para impedir que el CGPJ en funciones siga haciendo nombramiento, así que este Pleno habría sido la última oportunidad de Carlos Lesmes para renovar el órgano al completo.

En poco más de una semana, el jueves 11 de marzo, se llevará a cabo la primera votación, en el Congreso y la modificación de la norma viajará después al Senado.

La reforma incluye dos nuevos artículos que se añadirán a la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ). La primera de las iniciativas de PSOE y Unidas Podemos preveía reducir las mayorías necesarias para renovar el órgano sin el PP, se encuentra paralizada y los socialistas no prevén reactivarla pese a las presiones de Unidas Podemos, según fuentes del partido de Pedro Sánchez.

Los morados ven así una salida para pactar junto a los socios de investidura este órgano, lo que también supondría que su socio más directo, PSOE, se alejase definitivamente del principal partido de la oposición. Una carambola que seguirán intentando, a base de “dialogar” con su socio de coalición, insisten fuentes moradas.