El CGPJ desafía al Gobierno y renueva a seis de los ocho miembros previstos

La cúpula judicial se planta ante el bloqueo para la renovación del órgano, que lleva dos años y medio en funciones, y abre un nuevo frente a Sánchez

Carlos Lesmes, presidente del Consejo General del Poder Judicial./ EFE

El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) se ha plantado ante la división para renovar el órgano tras la ruptura de negociaciones entre el PSOE y el PP. La cúpula de la magistratura ha aprobado este jueves seis nombramientos del total de ocho previstos, y ninguno de ellos ha conseguido más de 13 votos.

La decisión unilateral se ha tomado por la interinidad de este órgano, que llega dos años y tres meses en funciones. El Gobierno y el PP reparten culpas entre ambos. El partido de Pablo Casado se niega a que Podemos tenga voz, y ha vetado a dos jueces afines a la formación de Pablo Iglesias.

En cuanto a los magistrados del Tribunal Supremo, únicamente se ha nombrado a uno de los magistrados previstos. El juez Antonio García ha sido escogido con 13 votos, y se han retirado al orden del día los puntos relativos a la provisión de otra plaza en esa Sala y en la Sala Cuarta del alto tribunal.

Desconcierto por la ruptura de negociaciones

Entre los cargos que sí que han resultado elegidos se hallan los presidentes del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, Ignacio Subijana, y el de Canarias, Juan Luis Lorenzo Bragado. Los dos jueces han sido escogidos en segunda votación, con 13 votos del total de 21.

Los nombramientos se han producido tras la parálisis para renovar los órganos judiciales. Las buenas expectativas generadas entre PSOE y PP tras el nombramiento del nuevo presidente de RTVE, José Manuel Pérez Tornero, hicieron que el CGPJ decidiera posponer la renovación hasta después del acuerdo.

Sin embargo, las negociaciones entre PP y PSOE volvieron a descarrilar una vez más, algo que provocó el enfado de la cúpula judicial. El Gobierno y el partido de Pablo Casado se culpan mútuamente, y su bloqueo deja en el aire otras instituciones que necesitan mayorías cualificadas para renovarse.

Las pugnas judiciales del PP y de Podemos

Tal y como había publicado Economía Digital, la verdadera pugna por el CGPJ reside en ‘colocar’ a la mayor cuota de magistrados afines por un lado y otro del tablero. Pablo Casado y Pablo Iglesias afrontan un año de infierno judicial. Los dos partidos tendrán que enfrentarse a los fantasmas judiciales del pasado al frente de sus respectivas formaciones.

Pablo Casado se comprometió a no hablar más sobre el pasado: «No nos lo podemos permitir y más con el calendario judicial que se avecina. Las hipotecas en política no son hereditarias, no lo han sido para ningún otro partido y no deben serlo para el nuestro». Sin embargo, la formación deberá hacerse cargo de todos sus frentes judiciales.

También Podemos tiene cuentas pendientes con la justicia. Aunque la formación de Pablo Iglesias es relativamente joven, el partido permanece imputado y varios de sus dirigentes ya han declarado y tendrán que seguir declarando en los próximos meses.

Sergi Ill