La oposición carga contra la tasa de basuras de Ada Colau

El gobierno de Ada Colau supera un debate en comisión sobre la nueva tasa de basuras, pero sin conseguir ni un voto a favor de la oposición

La alcaldesa Ada Colau ha superado el trámite en comisión de la nueva tasa de recogida de basura doméstica pese a que tan solo ha conseguido el voto a favor de Barcelona en Comú y el PSC, los dos socios del gobierno municipal. Los grupos de la oposición se han abstenido –ERC, JxCat y Barcelona pel Canvi– o han votado en contra –Ciudadanos y PP–.

En lo que han coincidió todos los grupos de la oposición han sido en criticar que el pago de la nueva tasa de recogida de basura se haga mediante el recibo del agua.

Hasta ahora, los hogares barceloneses pagan por el tratamiento, pero no por la recogida. La nueva tasa se aplicará a 557.000 hogares, un 73,3% del total, que pagarán entre 27 y 51 euros en función del número de miembros de la familia, o sea, entre 2,25 y 4,25 euros mensuales. El Ayuntamiento espera recaudar con ello 40 millones de euros.

Jordi Coronas, de ERC, señaló que la tasa se refiere a la “recogida” cuando debería ser sobre la “generación” de residuos. Criticó que se pongan cargas a la factura del agua que no le corresponden. Subrayó que no se debería penalizar los residuos que se depositan en los actuales contenedores “de colores”, sino los que generan un coste de reciclaje importante.

ERC endurece su posición

Aunque la propuesta inicial surgió en el anterior mandato del grupo de ERC, se han abstenido en la comisión de Economía y hacienda de este miércoles. La votación definitiva será cuando se aborde en el pleno.

Elsa Artadi, de JxCat, indicó que añadir esta tasa en el recibo del agua generará “más confusión” y “viola el principio de transparencia”. Añadió que tal como se plantea la tasa no parece que “la idea sea salvar el planeta sino las arcas municipales”.

Luz Guilarte, de Cs, indicó que lo que busca el gobierno municipal es recaudar 40 millones de euros más. Criticó que opten “por sancionar en vez de poner los medios para que la ciudadanía tenga medios para reciclar”. Recordó que se contemplan variaciones en la tasa en función del éxito de la recogida en los diferentes barrios, de manera que quién lo haga bien puede salir perjudicado porque su entorno vecinal lo haga mal y a la inversa.

Josep Bou, de PP, recordó que el Ayuntamiento tiene previsto aumentar un 83% la tasa de cloacas que también se incluirá en el recibo del agua. Eva Parera, de Barcelona pel Canvi, señaló que el gobierno municipal aún debe “madurar más” su propuesta.

El gobierno de Colau sigue teniendo dificultades para conseguir mayorías amplias. En la comisión de presidencia del martes, todos los grupos de la oposición hicieron reserva de voto hasta el pleno de final del mes sobre la ordenanza de bajas emisiones, una de las propuestas estrella del equipo de Colau. Esta ordenanza prohibirá la circulación a partir del 1 de enero de 2020 de los vehículos contaminantes durante las jornadas laborales.