La tercera ola de Covid-19 en Cataluña ya bate récords de presión hospitalaria de la segunda

Las hospitalizaciones e ingresos en UCI superan las del pico de noviembre, pero baja el riesgo de rebrote y la velocidad de contagios

Profesionales sanitarios en una UCI del Hospital Clínic de Barcelona, el 19 de enero de 2021, en plena tercera ola de coronavirus en Cataluña | EFE/TA

Profesionales sanitarios en una UCI del Hospital Clínic de Barcelona, el 19 de enero de 2021, en plena tercera ola de coronavirus en Cataluña | EFE/TA

En la complicada balanza de la gestión sanitaria de la pandemia del coronavirus en Cataluña hay buenas y malas noticias. Por un lado, las infecciones en la región están en declive por tercer día consecutivo. Por otro lado, la presión hospitalaria (ingresos y pacientes graves en las UCI) ya supera los récords fijados en la segunda ola, que cogió fuerza en otoño.

El invierno está probando ser tanto o más difícil de lo que se preveía. Si el 4 de noviembre se estableció el pico máximo de hospitalizaciones de la segunda ola de Covid-19, con 2.779 pacientes ingresados, los datos de este miércoles rebasan esa presión, habiéndose computado un total de 2.825 personas hospitalizadas en la comunidad.

El pico de ingresos en UCI de la segunda ola se dio el 10 de noviembre, cuando 594 personas entraron en las unidades de cuidado intensivo al haberse agravado la enfermedad. La tercera ola también supera esa cifra ya, puesto que el Departamento de Salud ha cifrado esta mañana en 612 los ingresados en UCI, 22 más que el martes.

Es en este contexto que el Procicat —el plan de protección civil de la Generalitat— ha decidido prorrogar dos semanas más las restricciones en vigor. Así, hasta el domingo 7 de febrero seguirán el confinamiento municipal durante toda la semana, el toque de queda a las 22.00 horas, el cierre de comercios grandes y las limitaciones horarias para bares y restaurantes.

El riesgo de rebrote, la velocidad de contagios y la positividad, a la baja

No todos los datos invitan al pesimismo. Ya son tres días seguidos en los que se ha detectado que el riesgo de rebrote, la velocidad de transmisión de la enfermedad y la positividad de las pruebas diagnósticas están a la baja. El riesgo de rebrote, que prevé el crecimiento potencial de la epidemia, ha bajado 21 puntos con respecto al martes hasta situarse en 678.

El coronavirus se propaga con menos rapidez hoy que ayer en Cataluña. El indicador de la velocidad de contagio (Rt) es actualmente de 1,09, frente a los 1,15 de ayer. El dato de este miércoles indica que cada 100 infectados pueden contagiar de media a 109 personas. La positividad de las pruebas ha caído también, del 8,95% del martes a un 8,77%.

Los expertos de la Generalitat atribuyen esta leve mejora en los datos epidemiológicos a las medidas restrictivas activas en Cataluña. Unas restricciones que, de momento, no se levantarán pese a estos buenos datos, puesto que las hospitalizaciones y los ingresos en UCI siguen siendo demasiado elevados como para bajar la guardia.

La lectura que hacen los epidemiólogos es que Cataluña ya ha alcanzado el pico de la tercera ola, previendo que en una semana se empezará a observar un decrecimiento en los ingresos hospitalarios y en las UCI. Una vez alcanzado ese punto, se espera que dos o tres días después la Rt se sitúe por debajo de 1, indicando que el virus se debilita.

Otros datos epidemiológicos preocupan. La incidencia acumulada en los últimos 14 días ha crecido 21 puntos en las últimas 24 horas, hasta situarse en 678 casos por cada 100.000 habitantes. Los expertos señalan que ese indicador debe estar por debajo de 25. Y las muertes no cesan: entre el martes y el miércoles se sumaron otras 69, hasta llegar a 18.284 en Cataluña.

Suscríbase a nuestro canal de Telegram para conocer la última hora sobre la pandemia del coronavirus en España, Europa y el mundo.