Los comercios de Barcelona pasan la factura de los disturbios: 1,3 millones de euros

Los establecimientos del Paseo de Gracia contabilizan los daños por los saqueos, las pintadas y el lanzamiento de piedras tras las protestas por la encarcelación de Pablo Hasél

Un joven ataca un comercio durante los disturbios posteriores a la manifestación celebrada este viernes en Girona en protesta por la detención del rapero Pablo Hasél, acusado de delitos de enaltecimiento del terrorismo e injurias a la Corona. EFE/Toni Vilches

Un joven ataca un comercio durante los disturbios posteriores a la manifestación celebrada este viernes en Girona en protesta por la detención del rapero Pablo Hasél, acusado de delitos de enaltecimiento del terrorismo e injurias a la Corona. EFE/Toni Vilches

Las protestas violentas que han sacudido el centro de Barcelona se han saldado con numerosos destrozos tanto del mobiliario público como de los establecimientos comerciales de las inmediaciones. Solo en el Paseo de Gracia, los negocios calculan que los daños alcanzan un coste de 1,3 millones de euros, después de nueve noches de altercados.

Las manifestaciones para exigir la puesta en libertad del rapero Pablo Hasél han desencadenado durante las dos últimas semanas disturbios constantes en la capital catalana. Los saqueos de las tiendas, las pintadas en las fachadas o el lanzamiento de piedras contra los escaparates son algunos de los efectos colaterales para el tejido empresarial.

El Paseo de Gracia ha sido una de las calles que han concentrado buena parte de los actos vandálicos, así como los enfrentamientos entre los grupos de radicales y los agentes de la policía autonómica. Algunas grandes cadenas como Zara o Decathlon han llegado incluso a ser saqueadas en dos días distintos durante la escalada de violencia.

Varios Mossos durante una concentración en apoyo a Pablo Hasél, el rapero condenado a 9 meses de prisión por enaltecimiento del terrorismo e injurias a la corona, este martes en Barcelona. EFE/Toni Albir
Varios Mossos durante una concentración en apoyo a Pablo Hasél, el rapero condenado a 9 meses de prisión por enaltecimiento del terrorismo e injurias a la corona, este martes en Barcelona. EFE/Toni Albir

La Asociación Paseo de Gracia, que concentra a 180 negocios comerciales de esa zona, ha pasado ahora el parte de los daños y se ha comprometido a ofrecer asistencia jurídica a todos los afectados para que puedan presentar reclamaciones para obtener una indemnización por los daños.

“Los actos no solo vulneran el bienestar, la seguridad y la libertad de la ciudadanía a manifestarse de forma pacífica, sino que la violencia frena el crecimiento y reduce la capacidad de atraer talento, inversión y turismo de calidad, comprometiendo nuestro futuro colectivo”, han lamentado el presidente de la asociación, Lluís Sans.

Los comerciantes exigen una mayor condena de la clase política

La prolongación de los disturbios en Barcelona, a pesar de que ya se han ido apagando de forma paulatina en otras ciudades españolas como Madrid, Pamplona o Bilbao, han provocado el hartazgo de los empresarios afectados, que exigen una condena unánime por parte de toda clase política.

Algunos cargos políticos han mantenido una ambigüedad calculada en sus palabras dando oxígeno a los responsables de los disturbios de los últimos días y en los últimos años”, ha expuesto Sans.

La respuesta se produce después de que formaciones como la CUP convocaran a la ciudadanía a salir a las calles en una de las protestas que finalmente han desencadenado los disturbios. La formación independentista ha lanzado además un órdago a sus socios para exigir cambios en los protocolos de actuación policiales, a cambio de su apoyo en la formación del nuevo gobierno.

Los empresarios reclaman más investigaciones policiales

Ante esta tibieza, los comercios de Gracia han pedido una mayor actuación de los dirigentes para garantizar la “plena desarticulación, mediante la investigación policial, de los grupos violentos organizados”.

Un manifestante se dispone a lanzar una botella a la policía durante la protesta contra la detención y prisión del músico y rapero Pablo Hasel. EFE
Un manifestante se dispone a lanzar una botella a la policía durante la protesta contra la detención y prisión del músico y rapero Pablo Hasel. EFE

A su juicio el parte de detenidos es “sorprendentemente bajo”, teniendo en cuenta la envergadura de los altercados que se han prolongado durante casi dos semanas y que han provocado más de un centenar de heridos.

“Se activan con todo tipo de pretextos para transformar manifestaciones en actos vandálicos utilizando técnicas de guerrilla urbana”, ha expresado Sans.

Los negocios afectados se alinean con los Mossos

En este contexto, la Asociación Paseo de Gracia ha querido también mandar un mensaje de apoyo a los Mossos d’Esquadra y ha solicitado que se revisen sus protocolos de actuación para dotar a los agentes de una mayor protección y de herramientas más eficaces frente a los disturbios. Son dos de sus principales reclamaciones.

Su espaldarazo se produce en un momento de máxima tensión política que ha colocado a la policía autonómica en medio del fuego cruzado de los diputados del Parlament. La CUP ha planteado la supresión de el cuerpo de antidisturbios como una de sus líneas rojas en las negociaciones para formar gobierno, mientras que el líder de Esquerra Republicana, ha respondido hoy con un mensaje de apoyo al cuerpo en la sede parlamentaria.