Prisión para los anarquistas acusados de quemar una furgoneta de la Guardia Urbana

El juez acuerda el ingreso en prisión sin fianza a los ocho anarquistas condenados por delito de homicidio en grado de tentativa, entre otros

Un manifestante durante los disturbios del viernes 18 de octubre en Barcelona. Foto: Andreu Dalmau (EFE)

Un manifestante durante los disturbios del viernes 18 de octubre en Barcelona. Foto: Andreu Dalmau (EFE)

Los ocho detenidos en los disturbios del fin de semana que quemaron una furgoneta de la Guardia Urbana con un agente dentro (que salió ileso) irán a la cárcel. El juez ha acordado su ingreso en prisión sin fianza en una causa que está abierta por los delitos de homicidio en grado de tentativa, atentado a agentes de la autoridad y pertenencia a grupo criminal.

Los miembros de este grupo, procedentes de Italia en su mayoría, Francia y España, también han sido acusados de delitos de daños, desórdenes públicos y manifestación ilícita. Este martes declararon ante el juzgado de instrucción 17 de Barcelona, en funciones de guardia, aunque solo respondieron a las preguntas de su defensa, según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC).

Los Mossos d’Esquadra atribuyeron a este grupo diversas acciones violentas durante los altercados tras una manifestación en la capital catalana para reclamar la libertad del rapero Pablo Hasél. Según los agentes, los detenidos formaban parte de un grupo de ideología anarquista, que dan por desarticulado.

Manifestantes se enfrentan a la policía en la Vía Layetana de Barcelona en la sexta noche de disturbios tras la detención de Pablo Hasél. EFE
Manifestantes se enfrentan a la policía en la Vía Layetana de Barcelona en la sexta noche de disturbios tras la detención de Pablo Hasél. EFE

El clan actuaba conjuntamente y “con un “grado de violencia muy elevado”: dañaron entidades bancarias, comercios o mobiliario urbano, y supuestamente lideraron los actos vandálicos más graves ocurridos en la capital catalana. Según la Policía de la Generalitat, mientras algunos realizaban la acción vandálica, el resto les protegían y les daban cobertura, y les facilitaban la vía de salida para evitar su detención.

Los Mossos desplegaron un dispositivo especial para neutralizar a este grupo


Ante esta situación, los Mossos desplegaron el pasado sábado un dispositivo específico para poder neutralizar a este grupo, informó Efe, lo que acabó con la detención de siete de sus supuestos integrantes, a los que posteriormente se añadió un octavo.

Tras las detenciones, agentes de la Comisaría General de Información de los Mossos registraron el lunes dos naves industriales ocupadas situadas en Canet de Mar y Mataró, en la comarca barcelonesa del Maresme, en presencia de los arrestados, para recoger pruebas e indicios que los relacionen con su supuesta trayectoria delictiva.