Los expertos alertan de una nueva ola de Covid-19 en enero

El ruego de Sánchez para "evitar una tercera ola" choca con la realidad: relajar medidas y aumentar contactos conducen a España a un enero trepidante

Mientras muchos gobiernos autonómicos se preparaban para abrir un poco la mano después de un mes de medidas más estrictas contra el coronavirus, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, animaba a la población a “evitar una tercera ola” y a bajar la incidencia acumulada hasta los 25 casos por 100.000 habitantes en 14 días.

El anhelo de esa misma incidencia acumulada lo había transmitido un mes antes, el 23 de octubre, cuando se aprobaba el nuevo estado de alarma y el jefe del Ejecutivo advertía de que se avecinaban meses “muy duros”. Entonces, la incidencia acumulada en toda España era de unos 360; este miércoles, un mes después, era de 340, según el Ministerio de Sanidad.

Con una incidencia de Covid-19 casi 14 veces superior a la que durante más de un mes ha ambicionado el Gobierno, España afronta ahora un diciembre decisivo, que, según muchos expertos, puede marcar el final de la segunda ola pandémica y encadenar el comienzo de la tercera ola, con una cuesta de enero que “va a ser tremenda”, en palabras de Margarita del Val.

Ante los mensajes de los gobiernos autónomicos que apuestan por “salvar la Navidad” y la ya puesta en marcha de la relajación de medidas en algunas regiones del país, la mencionada viróloga e investigadora del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIF) no es la única experta que teme una tercera ola nada más empezar 2021.

Incluso la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, avisaba este miércoles que “relajarnos mucho y muy rápido es un riesgo de una tercera ola después de Navidad” y pedía a quienes quieren que se ponga fin ya a las restricciones “aprender del verano y no repetir los mismos errores”.

Sociedad de Epidemiología: “Estamos en riesgo de una tercera ola”

Elena Vanessa Martínez, presidenta de la Sociedad Española de Epidemiología, ha tildado este miércoles de “riesgo” los encuentros familiares de las fiestas navideñas porque son reuniones que suelen alargarse durante muchas horas, en pleno invierno y en lugares cerrados. “Estamos en unos niveles que no me parecen aceptables y corremos un grave riesgo de tener una tercera ola después justo de las fiestas“.

Martínez ha explicado que, si bien la curva de la segunda ola parece estar bajando, no puede decirse que la situación está “bajo control” porque, “si las medidas ahora mismo se quitan, podemos volver a subir”. “Hay que seguir poniendo empeño y seguimos en cifras de todas formas muy altas”. Y ha añadido: “Hay que dar recomendaciones claras porque la gente tiene ganas de escapar”.

Sobre la fecha de la llegada de la tercera ola, ha dicho que “depende de cuándo se empiecen a hacer las cosas mal”. “Si se empieza a hacer como todos los años desde primeros de diciembre las comidas y cenas de amigos, pues empezaría antes. Si todo se limita exclusivamente a finales de diciembre, pues iría un poquito a mediados de enero. Quizá no es tan importante saber cuándo sino intentar evitarlo”, ha explicado.

Exepidemiólogo de la OMS teme “una tercera ola después de Reyes”

El exdirector de acción sanitaria en situaciones de crisis de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el epidemiólogo Daniel López Acuña, ha dicho en una entrevista esta semana que, “si no tenemos ni las conductas ni las restricciones básicas para sobrellevar esta temporada de fiestas navideñas vamos a encaminarnos justo a una tercera ola después de Reyes y antes de que pueda estar disponible la vacuna”.

La previsión de que distintas burbujas familiares o sociales se reúnan esta Navidad y Nochevieja preocupa a los expertos como López Acuña. “Tenemos que entender que no puede ser una Navidad normal, que no podemos bajar la guardia, que tenemos que reducir los grupos que interactúan, que tenemos que tener protección extremada; que esto no es como el verano, barra libre y relajación total, porque entonces iremos a una tercera ola”.

Aunado al riesgo de las cenas navideñas, la presión para reabrir la restauración y activar el comercio de cara a las fiestas, así como la relajación ante las noticias de las vacunas, da a entender al epidemiólogo que se está perdiendo de vista que “el objetivo no es salvar la Navidad; es doblegar la curva y prevenir las muertes”. A jucio de este excargo de la OMS, lo mejor habría sido un confinamiento total en noviembre para llegar mejor a 2021.

La viróloga e investigadora del CSIC, Margarita del Val, propone una cuarentena de 10 días antes de la Navidad / CSIC
La viróloga e investigadora del CSIC, Margarita del Val, propone una cuarentena de 10 días antes de la Navidad / CSIC

Margarita del Val anima a llamarle como queramos a la ola de enero

La viróloga Margarita del Val ha reclamado restricciones más duras desde hace meses y, además, ha vaticinado cada una de las etapas del coronavirus en España, incluso antes de que se tomasen medidas como el confinamiento decretado en marzo. En una entrevista en septiembre, aconsejó no organizar cotillones en las fiestas de diciembre. “Que nos juntemos un grupo muy pequeño en casa, que nos lo vamos a pasar igual de bien”.

Desde luego, su posición no ha cambiado desde entonces. “La cuesta de enero va a ser tremenda, y será con nuestros familiares directamente”, aseguró este pasado fin de semana en una entrevista en televisión. “Nuestra familia puede ser quien nos contagia o nosotros quienes les contagiemos. Hay que tener muchísimo cuidado estas Navidades y celebrarlo después. No podemos olvidar lo acontecido en la primera ola”, añadió.

Del Val ha restado importancia al nombre que le demos a la próxima ola. “Estamos en la tercera ola, la de otoño. Lo que nos Reyes nos traerán será, si hacemos mal la Navidad, la de invierno. Llamémosla como la llamemos”, ha dicho la investigadora del CSIC. “No me hablen del número de olas porque esto va a ser un oleaje continuo, durante todo el invierno estamos en una ola tremenda”, dijo la científica este martes.

Los expertos piden no abrir mucho la mano

Ante la tentación de los gobiernos a abrir la mano este diciembre, muchos expertos piden reconsiderar. Pasi Penttinen, epidemiólogo del Centro Europeo para el Control y Prevención de Enfermedades (ECDC) dijo a mediados de noviembre que “España, como muchos otros países europeos, ahora mismo está en medio del pico de la segunda ola de la pandemia”, por lo que “las vacaciones de Navidad no pintan demasiado bien”.

El epidemiólogo Joan Caylà, de la Sociedad Española de Epidemiología, afirmó recientemente que, “a las Navidades deberíamos llegar con una situación medianamente aceptable para la población y para el comercio. Hay mucho movimiento económico pero un confinamiento entonces sería fatal psicológicamente por las familias y por las pequeñas empresas. Lo ideal sería ir controlando hasta entonces”.

Por su parte, el periodista y biólogo Javier Sampedro, en una tribuna reciente, señalaba que “sería un error garrafal” intentar salvar la Navidad, “porque los movimientos y contactos de amigos, colegas, cuñados y clientes nos llevarían a una tercera ola poco después de Reyes”. Y zanjó: “Una campaña navideña descafeinada perjudicará a las grandes superficies y a la hostelería, sin lugar a dudas. Pero una tercera ola las dañará todavía más”.

España registra la mayor tasa de exceso de mortalidad de toda Europa durante el primer tramo de la pandemia de coronavirus. EFE/Archivo
España registró la mayor tasa de exceso de mortalidad de toda Europa durante el primer tramo de la pandemia de coronavirus. EFE/Archivo

Los epidemiólogos de la UE prevén una tercera ola si se relajan medidas

Esta semana se ha publicado un informe que también alerta sobre una tercera ola en Europa a partir de enero. Lo firma el ECDC y recoge proyecciones de cómo se comportará la ola pandémica en los próximos meses según qué medidas se tomen. Si los gobiernos suavizan las restricciones en diciembre, advierten de que la tercera ola de enero será inminente.

Los epidemiólogos de la Unión Europea han hecho el documento a base de cálculos matemáticos tomando en cuenta datos de todos los países de la región. El ECDC también analizó la evolución de los contactos por persona durante la pandemia, y descubrió que en España pasaron de un valor 1 antes del confinamiento a 0,25 en junio y a 0,75 a partir de julio. Esto indica que los españoles ya casi han recuperado todos sus contactos previos.