Los madrileños responden al llamamiento: salen a retirar la nieve de las calles

Vecinos, comerciantes y hosteleros trabajan con sus palas en la calle para evitar que la nieve se convierta en hielo con la entrada de la ola de frío extremo

Personal de hostelería limpian de nieve las terrazas de los establecimientos en Madrid, este domingo. EFE/Rodrigo Jiménez

Personal de hostelería limpian de nieve las terrazas de los establecimientos en Madrid, este domingo. EFE/Rodrigo Jiménez

La oleada de frío extremo que se extenderá esta semana por la Comunidad de Madrid amenaza con crear un entorno todavía más hostil para peatones y vehículos en la capital española. Si la nieve no se retira a tiempo, las bajas temperaturas pueden convertirla en grandes bloques de hielo que pongan en jaque de nuevo una ciudad que ha permanecido dos días colapsada.

La dificultad para que los operarios puedan apartar todos los restos de una nevada que se ha prolongado durante cerca de 30 horas ha forzado a las administraciones a pedir la ayuda de los ciudadanos para que colaboren en las labores con las herramientas que dispongan. Vecinos, comerciantes y hosteleros ya se han puesto manos a la obra.

Los madrileños han respondido al llamamiento con lo que tenían por casa para poder limpiar los restos de las aceras y de las entradas de los aparcamientos donde representan un problema de acceso si las rampas se quedan heladas. Palas de jardín, escobas, sartenes e incluso palos se han convertido desde hace horas en las herramientas para colaborar para despedir a la borrasca Filomena.

Los vecinos han acudido a la llamada de la presidenta del Gobierno de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, que esta madrugada ya advirtió sobre el riesgo meteorológico de no retirar a tiempo la nieve de las calles de la capital.

“Estamos viendo imágenes de guerras de bolas, de gente esquiando… y nosotros lo que queremos pedirle a toda esa gente y a todos los ciudadanos que tengan fuerzas, que se encuentren bien, que nos ayuden a retirar toda la nieve posible”, expresó.

Madrid pone paquetes de sal a disponibilidad de las comunidades de vecinos

Para facilitar las tareas de limpieza, el Ayuntamiento de Madrid ha habilitado varios puntos de recogida para que las comunidades de vecinos puedan disponer de paquetes de sal y de salmuera con la que deshacer la nieve de sus calles. Han distribuido ya 88.000 kilos entre los bloques.

Políticos de diferente signos políticos se han sumado a la iniciativa para tratar de echar una mano ante las dificultades de los operarios públicos que están centrando sus esfuerzos en lugares como el aeropuerto de Barajas, los accesos a los hospitales o las instalaciones de MercaMadrid con el objetivo de garantizar el suministro de medicamentos y de productos básicos en la ciudad.

El vicepresidente madrileño, Ignacio Aguado, ha sido uno de los que ha salido a la calle para prestar ayuda en su barrio. “Si tienes una pala en casa, te animo a que ayudes a quitar nieve para abrir corredores de entrada seguros a colegios, centros de salud y tiendas”, ha expresado el líder de Ciudadanos.

También se ha sumado a la propuesta el líder del Partido Popular, Pablo Casado, que se ha desplazado pala en mano hasta las entradas de varios centros de salud para colaborar con la retirada de las capas de nieve que ha dejado el temporal.

El Gobierno respalda la iniciativa de la Comunidad de Madrid

La amenaza del frío extremo mantiene en vilo a la ciudad de Madrid que podría llegar a lo largo de la semana a temperaturas de hasta -8 grados centígrados, según las estimaciones de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

El Gobierno de Pedro Sánchez ha anunciado que facilitará la entrada de máquinas quitanieve en el corazón de la ciudad para tratar de liberar las calles de nieve y facilitar la recuperación del tráfico. A primera hora del día ya se ha logrado desbloquear un carril en cada sentido en todas las entradas de la ciudad.

Desde la tarde del sábado participan un total de 6.220 operarios y 135 máquinas para recorrer toda la ciudad, mientras que otras autonomías como Andalucía, Murcia o Extremadura han trasladado sus vehículos especiales hasta la capital para colaborar.

Ante las dificultades para cubrir todos los espacios, el delegado del Gobierno en la Comunidad de Madrid, José Manuel Franco, ha aplaudido el llamamiento a la ciudadanía pero ha pedido que se extremen las precauciones.

“Todos los vecinos, madrileños tienen derecho a limpiar sus aceras pero siempre teniendo en cuenta el peligro que pueden tener por algún desprendimiento de los tejados o las terrazas”, ha expresado Franco, que ha insistido en la necesidad de actuar desde “la prudencia y el sentido común”.