Los médicos alertan: la atención primaria no puede soportar la campaña de vacunación

Los centros de salud avisan que necesitan más recursos y mejorar las infraestructuras para soportar el peso de la campaña de vacunación contra la covid

Aunque por el momento se desconoce la logística de la campaña de vacunación española contra el coronavirus, si algo dejó claro el presidente Pedro Sánchez es que ésta recaería sobre los centros de atención primaria. Esta idea aterra a los médicos. Ya de por si la carga de trabajo en los centros de salud es muy elevada. Para soportar esta responsabilidad necesitarán una mejora de las infraestructuras y, sobre todo, más recursos.

La responsable del sector de atención primaria en la Confederación Española de Sindicatos Médicos, Cristina Sánchez, ha admitido a El País la lógica de que sean los centros de salud los que gestionen la vacunación. No obstante, ha advertido que, con los recursos actuales “no pueden sostener esta campaña”.

La misma opinión comparte el presidente de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria, Salvador Tranche: “Somos el sitio ideal porque llevamos años vacunando, pero hay dificultades logísticas y de recursos humanos. Como que la vacuna llegue a todas partes, que se preserve la cadena de frío, controlar los efectos adversos. La experiencia la tenemos, pero faltan los recursos”, ha apuntado en declaraciones al citado diario.

“La experiencia la tenemos, pero faltan los recursos”

A todo esto hay que añadir que desde el inicio de la pandemia las tareas de estos centros se han incrementado. Son los responsables de la detección de casos de contagio de Covid-19 y de supervisar las residencias. Y a su vez tienen que lidiar con la falta de personal y con las bajas.

 “La atención primaria está sobrecargada y hay que dotarla de recursos para que pueda asumir la vacunación sin saturarla más. Hay que hacer una oferta de contratación estable”, señala María José García, del sindicato Satse.

Médicos de atención primaria de Cataluña durante la pandemia de la Covid-19 | EFE/QG/Archivo

Lidiar con los efectos adversos de la  vacuna anticovid

Cuando una persona recibe la vacuna de la gripe los médicos avisan de los posibles efectos adversos, como una subida de fiebre, y les sugieren esperar unos minutos antes de marchar para asegurarse de que se encuentran bien. En cambio, con la inyección contra el coronavirus desconocen cuál será la reacción de los pacientes.

Y no puede obviarse la temperatura de conservación de las vacunas de Pfizer y Moderna, especialmente de la primera, que requiere un almacenaje a -70 grados. Las infraestructuras son limitadas. Para Sánchez hay peligro en vacunar en espacios pequeños sin margen para hacer dobles circuitos.“Hay que poner seguridad, sitios ideales e infraestructura. Si eso no está, la vacuna no puede realizar allí”, concluye la doctora.

Pfizer ha buscado alternativas para este problema. Y, aparentemente ha dado con la solución: la creación de una vacuna en polvo. Esta nueva versión liofilizada del antígeno pondría fin al gran hándicap para distribuir la vacuna más completa del mercado internacional, que ha alcanzado una efectividad del 95% en sus ensayos con humanos. Por encima, incluso, de la de Moderna que ha demostrado ser eficaz en el 94,5% de las ocasiones.