Madrid, Cataluña y País Vasco desafían el ‘mando único’ de Pedro Sánchez con la vacuna

Las comunidades se desmarcan de la estrategia única de vacunación anunciada por el presidente y afean que no consultara el plan con las autonomías

El ‘mando único’ de la vacunación de coronavirus que Pedro Sánchez anunció este domingo y que el Gobierno previsiblemente aprobará este martes en consejo de ministros ya tiene detractores.

Madrid, Cataluña y País Vasco han criticado este lunes al presidente del Ejecutivo por no consultarles sobre el plan y han señalado que seguirán trabajando en sus propias estrategias al margen de la del Ministerio de Sanidad.

La presidenta madrileña Isabel Díaz Ayuso ha asegurado que la Comunidad está trabajando en su propia estrategia de vacunación de Covid-19 y miembros de su Gobierno han precisado que se la presentarán a Sanidad cuando esté lista.

El consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, no ha ocultado sus dudas sobre el plan de Sánchez, opinando que lo ha anunciado “con demasiada alegría”. “Si algo nos ha enseñado el coronavirus es que cuando uno lanza previsiones a largo plazo, se equivoca”, ha dicho Ruiz Escudero, añadiendo que Madrid no ha recibido ninguna comunicación del Gobierno sobre la estrategia que se aprobará este martes.

Sánchez aseguró que el país dispondrá de 13.000 puntos distintos de vacunación y que se pretende vacunar a gran parte de la población en el primer semestre de 2021.

JxCat y PNV acusan a Sánchez de “ponerse medallas”

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha afeado que se anunciase el plan sin coordinación. “No me acabo de acostumbrar a esta manera de proceder del presidente, que anuncia un plan de vacunación sin contar con las comunidades autónomas”, ha reprochado.

Asimismo, el portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, ha criticado que Sánchez quiera “ponerse una medallita”, expresión también utilizada por la vicepresidenta de JxCat, Elsa Artadi.

Esteban ha señalado que, mejor que el anuncio, es que haya “coordinación” entre las comunidades. “Sánchez no va a hacer la vacunación, sino los servicios de atención primaria”, ha señalado. “Me parece lógico que la campaña se coordine y al final quienes las llevarán a cabo son las comunidades autónomas. No sé si hacía falta un anuncio como el de Sánchez”.

Por su parte, Artadi, en modo precampaña electoral, ha manifestado que el presidente del Gobierno “tiene ganas de centralizar soluciones que no dependen de él, porque vienen de Europa, y centrifuga los problemas cuando no toma las decisiones que le tocan, como las ayudas directas o la moratoria de impuestos”.

Cataluña se prepara para vacunar en enero

Nuevamente al margen de los movimientos de La Moncloa, la Generalitat de Cataluña ha informado este lunes de que se considera “preparada” para comenzar la campaña de vacunación en enero, pues el departamento de Salut estima que para entonces comenzarán a llegar las primeras vacunas de Pfizer.

Josep María Argimon, director de Salut Pública, y el director de la unidad de seguimiento de Covid-19, Jacobo Mendioroz, han explicado que Cataluña ya dispone de 10 millones de jeringas y que la Generalitat podría disponer de dosis de la vacuna de Pfizer suficientes para vacunar a 175.000 personas a principios de año, con miras a que para Semana Santa ya haya unos 300.000 vacunados.

“Se están estudiando diferentes estrategias”, ha matizado Mendioroz. “La vacunación deberá ir en etapas, no será necesariamente rápido. Vacunar a una parte importante de la población, y hacerlo además según vayan llegando dosis con sus propias particularidades, no será inmediato”, ha advertido el epidemiólogo.

La propuesta del Colegio de Médicos de Barcelona

En su anuncio de este domingo, Sánchez no aclaró cómo se van a seleccionar los grupos prioritarios para la vacuna, salvo mencionar que se pondrá el foco en los sanitarios y las personas mayores.

El Colegio de Médcos de Barcelona (CoMB) ha avisado este lunes que, pese a las buenas noticias que llegan de las vacunas, las dosis en los primeros meses serán limitadas y, por tanto, es clave que los gobiernos definan la mejor manera de administrarlas.

En ese sentido, el CoMB y otras entidades integradas en el Grupo Colaborativo Multidisciplinar para el Seguimiento Científico de la Covid-19 han presentado un informe sobre grupos prioritarios para la vacunación de coronavirus. El informe establece que el primer grupo que debe vacunarse es el personal sanitario y trabajadores de residencias, así como primeros auxilios.

Las personas de más de 80 años y ancianos institucionalizados conformarían el segundo grupo, y las personas adultas de 65 a 79 años el tercero. Así, el cuarto grupo prioritario según estos expertos debe ser el de las personas con comorbilidades, y el quinto el de personas institucionalizadas y en riesgo de exclusión social.

El sexto grupo prioritario según este informe sería el personal esencial (transporte, educación, alimentación, etc.) y el séptimo el de mayores de 55 años. Así, el octavo grupo prioritario serían todas las demás personas, siendo la última en recibir la vacuna la población infantil, por ser la menos vulnerable al virus y por existir pocos datos sobre la seguridad de la vacuna en este grupo.