El Palau de la Música reclama que Junts también pague parte de los 6,6 millones por el saqueo de la institución

La entidad cultural recuerda que JxCat se escindió del Pdecat a finales de 2020 y que hasta entonces existía una clara naturaleza que les vinculaba a la formación fundada por Jordi Pujol

Los expresidentes de la Generalitat, Carles Puigdemont y Artur Mas, en el acto del primer aniversario del Pdecat / Partit Demòcrata

Los expresidentes de la Generalitat, Carles Puigdemont y Artur Mas, en el acto del primer aniversario del Pdecat / Partit Demòcrata

El Consorcio del Palau de la Música reclama que Junts per Catalunya también se haga cargo del pago de los 6,6 millones de euros por la financiación irregular del partido fundado por Jordi Pujol. El consorcio de la entidad cultural ve al partido de Puigdemont como la “continuación de Convergència”.

“Junts no es de ninguna manera un nuevo partido; es la continuación de CDC, y a su vez, del Pdecat, al conservar una identidad substancial con los mencionados partidos políticos”, explica avanzado por El Món. Además, pide que se ejecute sobre sus bienes patrimoniales a través de la ampliación del incidente de ejecución, que se eleva a 3,2 millones de euros.

La “naturaleza sucesoria” de Junts con CDC

El documento presentado ante la Audiencia Nacional, que será quien deba tomar la decisión sobre si la formación de Puigdemont deberá hacerse también cargo, señala que la ejecución “no puede constreñirse únicamente al Pdecat, sino que debe ampliarse a otro partido político, Junts per Catalunya”.

El Consorci defiende que el acuerdo de coalición que suscribieron entre el Pdecat y Junts para concurrir juntos a las elecciones generales del 19 de abril de 2019 es “sumamente expresiva de la naturaleza sucesora de CDC y Pdecat por parte de Junts, por cuanto no desplegó ningún papel ni orgtanizativo ni económico ni político”.

También, recuerdan que Junts fue la marca electoral del Pdecat y CDC en las elecciones del 21 de diciembre de 2017, en las que Puigdemont se presentó como candidato y que auparon a Quim Torra en la presidencia. También, que el nombre se registró por el responsable de Finanzas del Partit Demòcrata, Jordi Oliveras, y otros miembros del partido de Artur Mas.

Junts rechaza la vinculación y se muestra “tranquila”

La formación rechaza esta vinculación de su partido con CDC. La portavoz, Elsa Artadi, ha asegurado que la petición del Palau “no es congruente con el proceso de formación de Junts”: “La Junta Electoral ya determinó que Junts era una formación diferente y no tuvimos derechos electorales”.

“Entendemos que es legítimo que el Orfeó quiera que se resarzan los recursos, pero se equivoquan al apuntar a JxCat. Todo el mundo ha visto que Pdecat y Junts somos partidos diferentes. A pesar del impacto mediático, estamos tranquilos sobre el resultado de esta situación. La continuidad de actividad está muy tasado” ha defendido la portavoz del partido.

El partido de Puigdemont cree que las elecciones del 14-F dejaron clara la naturaleza de ambas formaciones, puesto que concurrieron la una contra la otra. Además, los derechos electorales correspondían al Pdecat y no a Junts, por lo que la formación cuya candidatura lideró Laura Borràs tuvo que ser declarada como “grupo político significativo”.