Pequeños disturbios en Barcelona tras una semana marcada por la violencia

Los Mossos d'Esquadra cargan en una concentración de apenas 200 personas tras el lanzamiento de botellas y objetos contundentes contra el cordón policial

Manifestantes se disponen a lanzar botellas a la policía durante la protesta contra la detención y prisión del rapero Pablo Hasel, hoy martes en Barcelona / EFE

Manifestantes se disponen a lanzar botellas a la policía durante la protesta contra la detención y prisión del rapero Pablo Hasel, hoy martes en Barcelona / EFE

Violencia de nuevo en las calles de Barcelona, aunque esta vez en una proporción menor a la vista de los últimos días. Varios manifestantes han levantado las primeras barricadas y han lanzado botellas en la línea policial del cruce de las calles París y Villarroel de Barcelona, lo que ha provocado nuevas cargas de los Mossos d’Esquadra.

La manifestación convocada en Barcelona en apoyo a Pablo Hasél por octavo día consecutivo ha dado comienzo alrededor de las 19.00 horas en la plaza Letamendi, donde se han concentrado 200 personas en un primer momento, aunque la cifra ha ascendido a 450 pasada una hora, según datos de la Guardia Urbana.

Desde la plaza Letamendi, los manifestantes se han dirigido por la calle Aragó hasta la calle Urgell con el objetivo de subir hasta la plaza Francesc Macià, aunque un dispositivo de antidisturbios de los Mossos d’Esquadra ha impedido el paso a la zona alta de la ciudad.

Un fotoperiodista herido con una botella

La tensión ha aumentado pasadas las 20.40 horas, cuando los grupos de manifestantes han realizado lanzamientos de objetos a la línea policial y se han cruzado algunos contenedores a modo de barricada, antes de dispersarse por diferentes calles.

Los profesionales de la información han sumado una nueva agresión. Si hace unos días varios individuos atacaron la redacción de El Periódico, un periodista ha resultado herido en la calle Villarroel por el lanzamiento de botellas por parte del grupo de manifestantes, según fuentes policiales.

Pese a que este martes se han producido cargas, el volumen de la violencia en las calles de Barcelona ha disminuido. El pasado lunes ya no fue necesaria una intervención policial, tras una semana de graves disturbios que se saldaron con más de un centenar detenidos en Cataluña.