Pimec celebra que el PSOE negocie con ERC

Josep González valora “positivamente” las negociaciones del PSOE con ERC para la investiduda de Pedro Sánchez

El presidente de la patronal catalana Pimec, Josep González, valoró “positivamente” que las negociaciones para formar gobierno​ intervenga un partido catalán, en referencia  ERC, aunque no mencionó su nombre. Indicó que “es una oportunidad para reparar déficits históricos” como la financiación autonómica, fiscalidad de las empresas o el atraso en las infraestructuras. Pimec está trabajando en un documento de peticiones al próximo gobierno.

En la presentación del balance anual de actividades de Pimec, González recordó esté jueves que ya valoraron positivamente el preacuerdo que firmaron en su momento Pedro Sánchez y Pablo Iglesias en representación del PSOE y Unidas Podemos. Recalcó que la “primera prioridad” del próximo gobierno debe ser la aprobación de presupuestos.

No obstante, González cargó contra la subida de impuestos y tasas generalizada que impulsan las diversas administraciones. Hizo énfasis en la propuesta de nuevas tasas del Ayuntamiento de Barcelona como la de residuos domésticos, de terrazas (con aumentos del 400%) o mercados (con incrementos de más del 10%).

“Cuando no vienen del gobierno central, vienen del gobierno autonómico y de los ayuntamientos. No se puede aceptar cualquier razón para incrementar las tasas y los impuestos”, indicó. Aunque indicó que no quiere “llamar al mal tiempo”, recordó los actuales conflictos sociales de Francia y Chile.

Morosidad disparada

Advirtió del aumento de la morosidad. Señaló que es “imprescindible” que el nuevo gobierno apruebe de una vez por todas el régimen sancionador para la morosidad, que todavía sigue en el Congreso de los Diputados. Precisó que el incremento de los impagos se produce tanto en las empresas privadas como administraciones públicas.

Mostró sus “reservas” sobre la propuesta del vicepresidente económico de la Generalitat, Pere Aragonès (ERC), sobre un salario mínimo en Cataluña de 1.239 euros brutos por catorce pagas. Advirtió que puede perjudicar la competitividad. Indicó que una cosa es subir el salario mínimo y otra, aplicar incrementos muy significativos. “Son temas que se deben mirar con seriedad y responsabilidad. Nos preocupa”, afirmó.

Sobre el conflicto político catalán, González insistió en que no afecta a la economía. “A pesar de los problemas políticos, la economía catalana ha estado creciendo”. Reconoció que, desde hace poco más de un año, se ha entrado en un proceso de desaceleración, aunque insistió en que se continua creciendo. Se mostró esperanzado en que mejorarán las relaciones entre el gobierno de España y el de Cataluña. No obstante, recordó la “ley de Murphy: todo lo que está mal puede ir a peor”.

También se refirió a las elecciones a las cámaras de comercio  catalanas del pasado mayo. Calificó de “sorprendentes” sus resultados. Destacó el “cambio significativo” en la cámara de Lleida, en la que se impuso el candidato de Pimec, Jaume Saltó, y en la de Barcelona, con la victoria del independentista Joan Canadell. No mencionó que en estas últimas elecciones Canadell se impuso claramente a Enric Crous, el candidato que apoyó Pimec.

No le preocupa la nueva patronal de la ANC

González quitó importancia a la decisión de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) de impulsar una nueva patronal “desacomplejadamente” independentista, que llaman “Anem per feina”. Recordó que “las patronales nacen para servir a los socios”, mientras la de la ANC “nace con vocación independentista”. “No creo que nos deba preocupar demasiado a las patronales más representativas”, que son Pimec y Foment del Treball.

Precisamente, las relaciones entre Pimec y Foment se han normalizado. Hace precisamente un año, González retaba a su homólogo de FomentJosep Sánchez Llibre, a contar las empresas asociadas a sus respectivas patronales para decidir su representatividad institucional. Tres meses después, en marzo, acordaron la unidad de acción con lo que cerraban más de una década de conflictos.

En el marco de esta unidad de acción, en octubre pasado, las patronales de González y Sánchez Llibre incluso firmaron un manifiesto para exigir una salida política al conflicto catalán. En este documento apostaron por “la negociación, la transacción y el acuerdo” como la “única vía en democracia” para encontrar una salida.

Gonzélez avanzó que los ingresos de Pimec en 2019 superarán ligeramente lo presupuestado para este año al situarse alrededor de los 16 millones euros. Los ingresos proceden en el 47% de servicios y cuotas a afiliados, 36% de los cursos y 17% de proyectos cofinanciados. El número de socios aumentó en un 5%, hasta situarse en los 136.000.