Josep Sánchez Llibre (Foment del Treball), el consejero Chakir El Homrani y Josep González (Pimec) cuando firmaron el acuerdo de unidad de acción patronal en marzo del pasado año.  /EFE

Foment y Pimec exhiben unidad de acción (pero con discrepancias)

stop

Foment del Treball se come a Fepime, que pierde su condición de patronal más representativa y desaparece como tal de las mesas de negociación

Josep Maria Casas

Economía Digital

Josep Sánchez Llibre (Foment del Treball), el consejero Chakir El Homrani y Josep González (Pimec) cuando firmaron el acuerdo de unidad de acción patronal en marzo del pasado año. /EFE

Barcelona, 15 de marzo de 2019 (15:05 CET)

Las patronales catalanas Foment del Treball y Pimec firmaron este viernes ante el consejero de Trabajo de la Generalitat, Chakir El Homrani (ERC), un acuerdo por el que se reparten a partes iguales la representación en las mesas de negociación institucional. El acuerdo pone fin a un conflicto judicial de más de diez años y evita acudir a un recuento empresarial para medir el poder de las dos patronales.

El presidente de Foment, Josep Sánchez Llibre, y el de Pimec, Josep González, calificaron el acuerdo de “histórico”. Aunque ambos subrayaron que no hay vencedores ni vencidos, en realidad, Foment ha cedido poder a Pimec, que mejora su actual cuota de representatividad en las mesas y en el reparto de subvenciones.

Por lo que concierne a la representatividad, hasta ahora Foment ostentaba el 60%; Fepime, el 15%; y Pimec, el 25% restante. Después del acuerdo, Foment y Pimec tendrán cada una el 50%. Fepime renuncia a su condición de patronal representativa y, por lo tanto, se queda sin cuota.  Esta última patronal, presidida por María Elena de Felipe, queda subsumida por Foment.

Otra cosa son las subvenciones institucionales. Para este 2019, a Foment le corresponde el 58% y a Pimec el 42%, porcentajes que se revisarán anualmente hasta alcanzar el 55% y el 45%, respectivamente, en 2022.

El acuerdo entre Foment y Pimec establece la unidad de acción patronal. González indicó que han “aprendido” de la unidad de acción sindical de CC.OO y UGT, que también se reparten de forma paritaria la representación sindical.

Primera discrepancia pública

Pese a que Sánchez Llibre y González se comprometieron a una unidad de acción patronal, en la misma rueda de prensa de presentación del acuerdo se puso de manifiesto sus diferencias. Fue cuando Sánchez Llibre se refirió a Foment como la “gran patronal catalana” que representa a grandes corporaciones, pymes y autónomos. Indicó que tiene “más músculo”, motivo por el que disfruta de mejores porcentajes en las subvenciones. Y que participa en el 90% de las mesas de concertación social. González rechazó que sus rivales fueran la gran patronal catalana y atribuyó los pequeños privilegios que mantienen a su “antigüedad”, en referencia a su historia más que centenaria.

Foment y Pimec no descartan un acuerdo sobre los seis puestos que corresponden a las patronales en el nuevo pleno de la Cambra de Comerç de Barcelona. Las dos organizaciones han presentado sendas listas, pero no renunciar a un acuerdo aunque no será antes de las elecciones previstas para el próximo mayo. En aras de la unidad de acción patronal, podrían renunciar cada uno a la mitad de los candidatos propuestos, de manera que que quedaría una lista unitaria. Sin embargo, los presidentes de las dos patronales aseguran que todavía no lo han negociado.

Por el momento, Sánchez Llibre ya ha invitado a Pimec a sumarse al diseño del plan estratégico que diseñan para Cataluña en el horizonte del año 2030.

González agradeció a Sánchez Llibre que, cuando era portavoz de CiU en el Congreso de los Diputados, mediara para que se aprobase la ley de morosidad.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad