Los presidentes de Fepime, María Helena de Felipe, y de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre, este miércoles en una jornada sobre el Brexit. /FTN

Sánchez Llibre cede poder y dinero a Pimec

stop

Josep Sánchez Llibre (Foment) y Josep González (Pimec) pactan un cártel empresarial para repartirse las sillas ante la Generalitat

Josep Maria Casas

Economía Digital

Los presidentes de Fepime, María Helena de Felipe, y de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre, este miércoles en una jornada sobre el Brexit. /FTN

Barcelona, 14 de marzo de 2019 (20:22 CET)

Las patronales catalanas Foment del Treball, Fepime y Pimec han puesto fin este jueves a un conflicto de cerca de dos décadas sobre su representatividad. Las juntas directivas de las tres patronales, presididas respectivamente por Josep Sánchez Llibre, María Helena de Felipe y Josep González, ratificaron simultáneamente un acuerdo sobre las cuotas en las mesas de negociación y el reparto de subvenciones institucionales.

Según el acuerdo, Foment y Pimec se repartirán de forma paritaria la representación patronal en las mesas de negociación institucional. Las dos patronales tendrán el mismo número de representantes, tal como ocurre con las dos centrales sindicales CC.OO y UGT. Foment absorberá la representación de su socia Fepime. Sin embargo, esta última no desaparecerá.

Hasta ahora, Foment ostentaba el 60%; Fepime, el 15%; y Pimec, el 25% restante. Después del acuerdo, Foment y Pimec tendrán cada una el 50%.

González ha impuesto su criterio de paridad por lo que concierne a la representatividad en las mesas de negociación. No obstante, Foment seguirá teniendo la parte más grande del pastel de las subvenciones públicas. En el primer año, la patronal de Sánchez Llibre se llevaráel 58% y la de González, el 42%, aunque estos porcentaje serán revisables según precisan fuentes patronales.

No habrá recuento empresarial

Con este acuerdo, ratificado este jueves por las juntas directivas de tres patronales, se anula el recuento empresarial convocado por el consejero de Trabajo de la Generalitat, Chakir El Homrani. Este recuento debía servir para asignar las cuotas, pero se hace innecesario una vez confirmado el pacto entre las partes.

El acuerdo patronal tiene una vigencia de diez años. Una de sus consecuencias es que Fepime pierde su condición de patronal representativa. No obstante, no desaparecerá, aunque pasará a denominarse Foment-Fepime. Su función será la de seguir representando a las pequeñas y medianas empresas catalanas que están bajo el paraguas de Foment.

Desde que llegó a la presidencia de Foment en noviembre pasado, Sánchez Llibre ha conseguido cerrar un acuerdo con Cecot, que se ha incorporado a la patronal de la gran empresa catalana un año después de su expulsión, y ahora con Pimec por la representatividad.

Desde Foment y Pimec se asegura que su acuerdo garantiza la unidad patronal. Eso no impide que las dos formaciones mantengan enfrentamientos por la representación de los autónomos o respecto a las elecciones a la Cambra de Comerç de Barcelona del próximo mayo.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad